ecologías alimentarias, evento en el King Juan Carlos I of Spain Center de NYU

Food ecologies Poster1color

Art OnCuba, entrevista a diseñadores cubanos

A propósito de la primera Bienal de Diseño que se celebró en La Habana del 12 al 14 d mayo de 2016, Art OnCuba entrevistó a algunos diseñadores cubanos.

toma de corriente de plancha eléctrica

Toma de corriente para plancha eléctrica

Toma de corriente para plancha eléctrica. Hecho en la República Popular China. Colección Cuba Material.

No creo que la plancha que se comercializaba en Cuba en los años 1970s y 1980s, fabricada en la URSS, necesitara de este enchufe para conectarse a la electricidad. Parece, sin embargo, que otros modelos –con seguridad comercializados en el período prerrevolucionario– necesitaban de este aditamento, ya fuera porque el original se rompiera o porque nunca lo traían incorporado. En cualquier caso, mis abuelos compraron este conector, fabricado en la República Popular China, alrededor de los años 1960s, y lo guardaron hasta el día de hoy. Llama la atención el desproporcionado tamaño de la caja en comparación con las dimensiones del enchufe. Eso, y el precio de 25 centavos por unidad, escrito a mano en la tapa del envase, me llevan a pensar que cada caja contenía más de un enchufe.

Conector de plancha eléctrica

Enchufe o toma de corriente de plancha eléctrica. Hecho en la República Popular China. Colección Cuba Material.

Hotel Hanabanilla

Llavero del Hotel Hanabanilla.

Llavero del Hotel Hanabanilla. Tardíos años 1970s o principios de los años 1980s. Colección Cuba Material.

El Hotel Hanabanilla fue inaugurado por Fidel Castro el 26 de julio de 1975 en una de las orillas del lago epónimo de la Sierra del Escambray. Geopolíticamente pertenece a la región de Manicaragua, en la provincia Villa Clara, y su nombre significa en lengua aborigen cesta de oro. Tiene actualmente 125 habitaciones y se encuentra regentado por la cadena estatal Islazul.

Camilo Venegas cuenta, en El fogonero Venegas, que en los años 1980s tres jóvenes que querían abandonar el país secuestraron a unos turistas norteamericanos que se hospedaban en este hotel, siendo apresados y sentenciados a largas penas de cárcel. Se desconoce aún el paradero de dos de ellos.

Aeroflot, pin

Pin de Aeroflot

Pin de Aeroflot. Colección Cuba Material.

La aerolínea Aeroflot, que hoy lleva el apellido de Aerolíneas Rusas, fue fundada en 1923 por el gobierno de la URSS, convirtiéndose en 1967 en la aerolínea comercial más grande del mundo. El 7 de enero de 1963 inauguró la ruta Moscú – Habana, por entonces la más larga de esta aerolínea, vía Murmansk. Para ello tuvo que reducir la capacidad del avión Tupolev 114 (TU-114), que fuera por un tiempo el avión comercial más grande del mundo antes de que apareciera el Boeing 747, de 170 a 80 pasajeros. A partir del 27 de junio de ese mismo año, la ruta Moscú – Habana se haría vía Conakry, en Guinea, lo que permitiría cargar más pasajeros.

En los años 1980s, en Cuba se vendieron modelos para armar de los aviones de la flota de Aeroflot. Mi tío los compró todos, y por años estuvieron acumulando polvo en las repisas y estantes de la casa de mis abuelos. Alguien que viajó con Aeroflot, posiblemente mi tío Feli, trajo a casa este pin.

Viva Cuba Socialista, pin

Viva Cuba Socialista

Pin “Viva Cuba socialista”. Colección Cuba Material.

El rostro de perfil de Fidel Castro ocupa el centro del pin que celebra la Cuba socialista. El hombre y la ideología se mezclan en este broche, en el que la bandera cubana sólo se anuncia en tres franjas de colores en los bordes de la imagen. El líder, en el centro, se presenta como la única alternativa de gobierno para la nación y para su régimen político.

jaboneras

jaboneras

Jaboneras. Colección Cuba Material. Foto Geandy Pavón.

Las jaboneras se utilizan para guardar el jabón cuando se viaja. En el país de mi niñez no se salía nunca de viaje, o casi nunca. Los hoteles eran caros y escasos, el transporte, difícil, y viajar fuera del país, con la normalidad con que se viaja en otras partes del mundo, no era siquiera una posibilidad. Solamente algunos profesionales viajaban al interior por gestiones de trabajo o, en algunas ocasiones, y con mucha suerte, al extranjero. Los estudiantes becados en La Habana o en los países del campo socialista y las personas residentes en La Habana o cualquier otra provincia con familiares en el interior eran los otros dos grupos para los que viajar constituía una alternativa real.

Sin embargo, en casi todas las casas existían jaboneras. Plásticas, por lo general con tapas adornadas con un flor a relieve, como la de la foto, las usábamos cuando, todos los años, desde que ingresábamos a la secundaria básica y hasta que nos graduábamos de la universidad, nos llevaban a trabajar en el programa de las Escuelas al Campo (también las usarían, supongo, los movilizados al Servicio Militar y la población penitenciaria).

En los años 1970s, para comprar una jabonera era necesario presentar un cupón de la libreta de la canastilla. En mi casa había varias, las rosadas y las azules tenían el mismo diseño y las deben haber comprado cuando mi hermana y yo nacimos. Había también jaboneras más viejas, que mis abuelos o mis padres habrían comprado para cuando viajaban por trabajo o vacaciones a otras regiones del país. Me he encontrado una con un jabón Nácar, de los de entonces, sin usar. Allí permaneció encerrado durante toda la crisis del Período Especial y sólo por eso se ha preservado hasta hoy, cuando las jaboneras no son más que un objeto sin mucha utilidad que aún se conserva en las gavetas y estantes de las casas.

marcador de libros con ilustración en 3D

marcador de libros

Marcador de libros con ilustración en 3D. Hecho en la URSS. Colección Cuba Material.

Como los almanaques y las reglas con ilustraciones en 3D, también hechos en la URSS, mi generación codiciaba los marcadores de libros con imágenes “en tercera dimensión”. El de la foto, producido por la empresa soviética VBPK, reproduce una ilustración de V. Nazaruk llamada “Castor Miga de Pan”.

lupa Bayer

 lupa plegable Bayer

Cuentahílos promocional de la firma Bayer. 1980s. Colección Cuba Material.

No sé desde cuándo, pero ya en los años 1980s la firma alemana Bayer tenía negocios con la isla. Vendía al gobierno de Cuba, posiblemente entre otras cosas, productos fitosanitarios. Mi papá, que trabajaba para el Instituto de Sanidad Vegetal del Ministerio de la Agricultura, conoció al representante de esta firma en La Habana y, a través de éste, llegaron a mi casa varias lupas plegables (cuentahílos, me rectifica Waldo Pérez Cino) con las que se promocionaban algunos de los productos de la compañía. Mi abuelo, mi hermana y yo tuvimos, cada uno, una pequeña lupa un cuentahílos de la Bayer. Mi hermana y yo jugábamos con los nuestros, a los que tomábamos por lupas, abriéndolas y cerrándolas, sin habernos visto nunca en la necesidad de examinar algo a través de su cristal de aumento –en cuyo caso teníamos otras lupas mucho más cómodas y más potentes con qué hacerlo. De cualquier modo, y a pesar de nunca haber tenido utilidad práctica alguna, por sus diminutas dimensiones y sofisticado mecanismo de cierre, las lupas los cuentahílos de promoción de la firma Bayer eran de nuestros “útiles escolares” más preciados.

almanaque de pared, EMPROVA

almanaque EMPROVA

Almanaque de pared, hecho de tela. EMPROVA. Donación de Mirta Martínez. Cortesía de Mirta Suquet. Colección Cuba Material.

Este almanaque de pared producido por la EMPROVA, con información sobre los días del año 1985, estuvo guardado hasta el año 2013, cuando, estando de visita en Cuba, me pidieron que se lo trajera a alguien que vive en los Estados Unidos. Esa persona, que es mi amiga, lo donó para Cuba Material.

Supongo que, en medio de la grisura de la materialidad del socialismo cubano, dicho almanaque haya resultado atractivo. Por eso, no lo botaron cuando llegó el año 1986. En Cuba, los adornos (o los objetos que tienen la potencialidad de serlo) nunca se botan. Y por eso lo traje como regalo a los Estados Unidos, como también sucedió con el almanaque de bolsillo del que hablé en otra entrada.

de cuando las comunicaciones del Partido Comunista de Cuba tenían buena calidad

Primera Asamblea de Renovación de Mandatos del Partido Comunista de Cuba

Citación a la Primera Asamblea de Renovación de Mandatos del Partido Comunista de Cuba. 28 de noviembre de 1965. Donación de Ricardo Hernández Otero. Colección Cuba Material.

En noviembre de 1965, el recién (re)constituido Partido Comunista de Cuba celebró sus primeras asambleas de Renovación de Mandatos y de Balance del Trabajo. Para ambos eventos el Partido distribuyó invitaciones de muy buena calidad: cartulina gruesa, letras a relieve, diseño caracterizado por una elegante economía de recursos expresivos. Pero llama la atención, por sobre todas las cosas, la ausencia de elementos alusivos a la gráfica política soviética.

Primera Asamblea de Renovación de Mandatos del Partido Comunista de Cuba

Citación a la Primera Asamblea de Renovación de Mandatos del Partido Comunista de Cuba. 28 de noviembre de 1965. Donación de Ricardo Hernández Otero. Colección Cuba Material.

Primera Asamblea de Balance del Trabajo del Partido Comunista de Cuba

Primera Asamblea de Balance del Trabajo del Partido Comunista de Cuba. 27 de noviembre de 1965. Donación de Ricardo Hernández Otero. Colección Cuba Material.

oro para el Banco Nacional de Cuba

recibo canje voluntario dolares

Recibo de canje voluntario de dólares emitido por el Banco Nacional de Cuba. 5 de junio de 1961. Colección Cuba Material.

En una entrada anterior que he decidido transformar debido a la insatisfactoria calidad de las imágenes, compartía los recibos que mi familia conservaba de pequeñas donaciones de oro hechas, en los tempranos años 1960s, al Banco Nacional de Cuba, con la intención de ayudar a incrementar las arcas del estado cubano. Tres aretes, una sortija y un puente de espejuelos de oro que sumaban 2,980 gramos de oro de 10K a 12 K, y una caja de reloj de oro de 18K y de 3,777 gramos de peso fueron algunas de las piezas que mi abuela donó entonces.

Hoy he vuelto a leer el comentario que Antonio José Ponte publicó en el periódico El País en el año 2011 sobre el regalo (un reloj de oro que habría pertenecido a Napoleón Bonaparte) que el actual presidente cubano, Raúl Castro, realizara ese año al Museo Napoleónico de La Habana, institución que recién abría sus puertas luego de extensas labores de reparación. Leyendo a Ponte pensaba en las familias que, como la mía, donaron prendas y bienes de valor al Banco Nacional de Cuba mientras el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias guardaba para sí el reloj de oro que recibió como regalo de bodas. Pensaba también en el pobre campesino que, en los años difíciles del Período Especial, fue entrevistado en la televisión y homenajeado en la Asamblea Nacional por haber donado al estado cubano una botija con monedas de oro (creo recordar) que recién había descubierto, mientras el reloj de oro de Raúl Castro permanecía en manos de su familia.

Recibo de canje voluntario de dólares

Recibo de canje voluntario de dólares emitido por el Banco Nacional de Cuba. 15 de septiembre de 1959. Colección Cuba Material.

h/t InCubadora.

carné del machetero

Carné del machetero

Carné del machetero, entregado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). 1969. Cortesía de Meyken Barreto. Colección Cuba Material.

La Zafra de los Diez Millones se comenzó a planear desde mediados de los años 1960s. Para alcanzar la cifra de producción de 10 millones de toneladas de azúcar en 1970, el gobierno cubano elaboró un plan de producción anual que contemplaba el aumento gradual del volumen de azúcar producido a partir de 1966 hasta llegar a diez millones en 1970. Este carné recogía los hazañas de corte de cada machetero –nótese que con menos precisión que el carné entregado en 1970, donde se anotaba la cantidad exacta de arrobas de caña cortadas.

Carné del machetero

Carné del machetero (interior), entregado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). 1969. Cortesía de Meyken Barreto. Colección Cuba Material.

carné de machetero permanente, Zafra de los Diez Millones

carne de machetero permanente zafra de los diez millones

Carné de machetero permanente en la Zafra de los Diez Millones. 1970. Cortesía de Meyken Barreto. Colección Cuba Material.

“Los mambises del siglo XX . . . son los cortadores de caña”, sentenció Fidel Castro en un discurso, y la frase fue reproducida en el reverso del carné de machetero permanente entregado durante la Zafra de los Diez Millones. Este expediente de los mambises modernos recogía la cantidad de arrobas de caña que cada machetero cortaba, cifra en la que luego se basaba el tipo de recompensaba que los mismos recibirían, a pesar de que uno de los discursos legitimadores del régimen político cubano era la igualdad social.

Carné de machetero permanente en la Zafra de los Diez Millones

Carné de machetero permanente en la Zafra de los Diez Millones. 1970. Cortesía de Meyken Barreto. Colección Cuba Material.

* * *

Ver el discurso de Fidel Castro en el acto de inicio de la Zafra de los Diez Millones.

Ver el panel que la revista Temas dedicó a la Zafra de los Diez Millones en el año 2010 y el comentario de Havanatimes.

3,000 arrobas

bono 3 mil arrobas

Bono tres mil arrobas. 1972. Cortesía de Meyken Barreto. Colección Cuba Material.

“El presente es de lucha; el futuro es nuestro”, prometía el gobierno de La Habana en 1972, mientras estimulaba a los habaneros a cortar caña y vinculaba la cosecha con el segundo congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). No hay ni un atisbo en este bono de cómo sería el futuro que les pertenecería a los habaneros, pero sí, muchos, del presente de lucha. Los ceros de la cifra (tres mil arrobas) son bocas de fusiles, verde olivo.

Page 1 of 4112345»102030...Last »