Broche

Broche. Años 1950s. Colección Cuba Material.

Cuando me fui de Cuba, el 6 de enero de 2006, tuve que hacerlo con salida definitiva, pues viajaba con mi hija menor de edad y la ley no permitía que estos (los menores) salieran del país por motivo de turismo u otro de interés personal. Fui forzada así a un exilio que no hubiera escogido. Interesada en llevarme algunas prendas de valor que habían pertenecido a mi familia por varias generaciones, llamé a las oficinas de Aduanas para saber qué objetos personales me estaba permitido llevar. 20 libras de equipaje y no más de 200 pesos en prendas, me dijeron, sin aclararme en qué moneda (por entonces circulaban en Cuba el peso cubano y el CUC) ni según qué tasación (pues una cosa era el precio de venta que el estado cubano asignaba a todo bien cuya propiedad se atribuía y otra el de los bienes a la venta en el circuito estatal o en el mercado negro). El día de la salida me puse los aretes de brillante con que se habían casado mi mamá, mi abuela, mi bisabuela, mi hermana, mi prima y hasta yo misma, además de una sortija que había sido de mi abuela y que desde entonces uso, sobre todo cuando me enfrento a retos difíciles, así sea la evaluación de una clase, y alguna que otra prenda de valor, y me fui al aeropuerto, donde no tuve el menor percance.

Quienes abandonaron el país en los años sesenta corrieron otra suerte. En su blog, la actriz Yolanda Farr ha hecho público el listado de documentos que, por disposición de la Aduana General de la República de Cuba, debía presentarse entonces a las autoridades antes de abandonar el país, en donde se incluye una relación de joyas y cuentas bancarias. También entonces el gobierno cubano solo autorizaba a los exiliados a sacar del país hasta 200 pesos en prendas, pero, a diferencia del presente, quienes abandonaban el país eran, con regularidad, despojados de esos bienes en el aeropuerto.

Relación de documentos a presentar en el aeropuerto de La Habana antes de abandonar el país. 1960s. Imagen tomada del blog de Yolanda Farr.

Tengo amigos que no poseen ni una sola foto de su juventud porque los funcionarios de la aduana se las decomisaron (para acto seguido destruirlas y quedarse con los álbumes y marcos), o que fueron despojados de sus anillos de bodas. Sé incluso de quienes, siendo niños y partiendo solos al exilio, fueron obligados a entregar objetos cargados de valor sentimental, único recuerdo que les acompañaría de la familia que dejaban atrás.

Muchos de los objetos que componen la colección de Cuba Material los he traído en sucesivos viajes, en los que he regresado a Cuba para visitar a mis abuelos y a mi madre. En cada una de esas ocasiones mi equipaje de regreso ha pesado mucho más que las 200 libras reglamentadas por la aduana, pero nadie se ha detenido a cuestionarme. En sucesivos posts compartiré la particular cultura material del socialismo cubano que me acompañó en mi infancia y que ahora estudio. Verán que se trata de una historia muy particular.

1 comentario
  1. María A. Cabrera Arús
    María A. Cabrera Arús Dice:

    Cuba Material comenzó en la plataforma Blogger. Con el traslado a WordPress se perdieron algunos comentarios, que a continuación se reproducen:

    9 comentarios:

    Anónimo Feb 10, 2012 03:39 AM
    Muy buena idea. Todas esas cosas no pueden quedar en el olvido. Como la necesidad obliga, los cubanos han inventado cuando han tenido mucha necesidad. Gracias a los patrocinadores

    Anónimo Feb 12, 2012 06:41 AM
    Magnifica idea! Pero con muchisimo dolor es q’ nos toca compartir este mural. Pena q’ los q’ en Cuba se encuentran ni sepan q’ este maginifico proyecto existe. Quienes patrocinan? El desgraciado govierno cubano? Seria genial si fuese el exilio..

    Anónimo Feb 13, 2012 06:12 AM
    Si te interesa la acción o efecto de la cultura material en la sociedad, debes concebir el proyecto en un entorno más abarcador. Vives en lugar donde las personas que te rodean provienen de muchas regiones y países en particular. Esta excelente idea podría involucrarlos.

    Maria A. Cabrera Arus Feb 20, 2012 12:44 PM
    Otro comentario, recibido por correo electrónico:

    Mira Ton, es muy pronto aun pero creo que me has tocado una tecla que me esta haciendo dar como una nota una octava mas arriba…. y es que el tema de la «cubanidad’ como le llamo, se me esta conectando mucho con esto… Nada, a vuelo de pajaro se trata de que sostengo la teoria de que la «destruccion de la cubanidad» ha sido una estrategia total y fatidicamente planeada, la mas importante de todas ademas.

    Comparo la cubanidad con la alcachofa cuyo corazon es el mas vaiioso y delicado. Bien, esa es la cubanidad y habiendole quitado hoja a hoja (entiendase las hojas como componentes de la cubanidad) la cubanidad en si misma, ha quedado expuesta y se ha oxidado que es asi como le ocurre al corazon de la alcachofa… y pienso que tal vez por aqui vayamos viendo ese fenomeno, ese proceso ocurrido desde la perspectiva de la cultura material

    Maria A. Cabrera Arus Feb 21, 2012 09:32 PM
    Un amigo comenta en Facebook:
    me gusto esto, Ton. Voy a ver si colaboro, cuando tenga tiempo, que casi es nunca. De momento pense en el parque del Avioncito, que estaba en primera y C en el vedado, en frente del edificio donde vivia Jorge Puente. Y que poco a poco fue desaparaciendo en pedazos, como un sueno o una pesadilla que se esfumaba lentamente con cada inundacion del malecon. O el mismo parque de 15 donde tu vivias, o la torre aquella de la Fructuoso. Hay muchas cosas de que se puede hablar. Aunque esto cae puramente en le especulacion literaria intelectual, para la cual yo casi nunca estoy de animo, a pesar de que la literatura es el unico talento artistico que yo poseo.

    Anónimo Feb 24, 2012 01:17 AM
    ¡¡¡Coño si!!! Tengo que decir que hace poco pensé en ese avioncito y en el barco encallado en la carretera de Varadero y en la forma fantasmagórica y agónica con la que desaparecieron del entorno. Me encantara esta pag. Estos archivos te los van a llorar desde un montón de sitios académicos y también desde el alma colectiva cubana. Veremos si puedo ayudar, espero que si, felicitaciones.

    Anónimo Feb 24, 2012 05:32 AM

    Q curioso que esos barcos y aviones se hayan deshecho lentamente a la vista de todos, como casi todo lo demás, pero en este caso también como una metáfora de lo q sucedería a los proyecto se ilusiones personales, en particular a los planes de irse de muchos, q se extinguieron en ese país junto con el avioncito y el barco encallado. En la carretera a varadero.

     
    Anónimo Apr 11, 2012 08:28 AM
    El materialismo histórico

    Para el marxismo, son las circunstancias materiales y no las ideas o la voluntad de los hombres las que determinan los hechos históricos. En tal sentido, diferencia entre infraestructura (la economía) y superestructura (la organización del Estado, los aspectos políticos, jurídicos, ideológicos, el pensamiento filosófico, las creencias religiosas, la producción artística, las costumbres, etc..

    Entre ambas instancias existe una estrecha relación dialéctica. La infraestructura económica constituye la base de la historia y genera unas determinadas relaciones de producción. Las variaciones en la infraestructura provocan a su vez cambios en la superestructura, pero no de forma mecánica automática, sino que cada instancia ejerce una peculiar influencia sobre la otra. A largo plazo, sin embargo, el papel determinante corresponderá a la infraestructura.

    Esta dinámica hay que situarla en el influjo que ejerce sobre el marxismo la teoría del proceso dialéctico de Hegel. Según este filósofo cada hecho o circunstancia (tesis) lleva en su seno su propia contradicción (antítesis). De la pugna entre ambas surge una nueva realidad (síntesis) que implica la superación de las anteriores y que a su vez se transforma en una nueva tesis.

    La humanidad ha pasado por varios estadios con diferentes estructuras y sus propias contradicciones: sociedad comunitario-tribal, esclavista, feudal y capitalista. En ésta última la burguesía ha creado unas condiciones (económicas, legales, unos modos de vida y hasta la religión) que le permiten prosperar material y socialmente, pero a costa del proletariado. Del mayor o menor desarrollo del movimiento obrero depende que la clase trabajadora reconozca cuáles son realmente sus intereses y luche por ellos a través de la acción revolucionaria.

    Anónimo Apr 15, 2012 07:23 PM
    El materialismo historico y toda la filosifia marxista es un fracaso.
    Quien no reconoce el espiritu y lo ve todo material es vano, vacio.
    Q pena q la Humaniad haya perdido tanto tiempo con esa filosofia…

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment