Cuarto

Cuarto de casa de mis abuelos. Alrededor de 1976.

Cuando era niña, el cuarto de mis abuelos era una ventana a otro mundo. Había cortinas de papel alrededor de la ventana detrás de la cama y una lamparita de leer, de madera, adosada al respaldar de la cama, con dos pequeños tubos de luz fría como si fueran de juguete, que se encendían con un interruptor que colgaba a un lado. Había también una lámpara de noche con base de bronce y pantalla de cristal nevado en forma de helado, de esos que dispensaban las máquinas que todavía existían en los Tent-Cents y Tropic Creams. Dentro, un bombillo verde daba una luz que me parecía tenía sabor a menta. El colchón de la cama era de espuma de goma, no de muelles, y en los escaparates y gavetas podía encontrar, además de las prendas de mi abuela, curiosidades como un pequeño cráneo alrededor del cual se enroscaba una serpiente, plumas de sombreros de noche y chales con lentejuelas. Los domingos y los días de fiesta, mi abuela ponía una sobrecama tejida, bajo la que sobresalía el rosa o el azul de una sábana de satín. En el apartamento Pastorita donde vivía con mis padres, no teníamos nada de eso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment