esencias de sabores de alimentos

Esencias de sabores de alimentos importados de Checoslovaquia

Esencias de sabores de alimentos importados de Checoslovaquia. 1980s. Colección Cuba Material.

Cuando era niña, mi abuelo, que antes ya había hecho vino casero, a veces con uvas caletas que recogía en la playa de Jibacoa, heredó de un amigo, psiquiatra del hospital Mazorra donde él también trabajaba, un alambique de cristal. Mi abuelo comenzó entonces a destilar vino, del que obtenía un ron de sabor muy parecido al pisco peruano. Durante la década de los años 1980s fue perfeccionando su pasatiempo, que se convirtió en casi la única fuente de bebidas alcohólicas cuando llegó el Período Especial.

Parte de la mejoría fue posible porque mi tío, que solía viajar con frecuencia a Checoslovaquia, compraba allí esencias de alimentos para, con al aguardiente que mi abuelo obtenía, producir licores y brandies. Mi abuelo guardaba estos estos pequeños frascos, como todo lo relacionado con la producción de ron, como si fueran tesoros. Aún tiene las libretas donde anotaba la cantidad de aguardiente que obtenía de cada botellón de vino y el grado de alcohol que producían.

2 comentarios
  1. Teresa Dovalpage
    Teresa Dovalpage Dice:

    ¡Seguro que tu abuelito era el vecino más popular de toda esa localidad! Qeé bueno está eso de las esencias. Nunca vi las checas pero mi mamá sacaba de la farmacia esencia de menta para hacer una bebida que se preparaba también a base de alcohol.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment