reloj seiko

Recibo de compra de reloj Seiko. 1973. Colección Cuba Material.

En la Primera Reunión Nacional de Médicos, celebrada en 1961, Fidel Castro les aseguró a los galenos cubanos que, si permanecían en el país y no emigraban a Estados Unidos, no estarían obligados a demostrar, como el resto de los cubanos, su condición de «revolucionarios» (Lillian Guerra, Visions of Power in Cuba, 2012). Como compensación y premio a quienes se quedaron, en 1973 el gobierno les vendió un reloj Seiko Bell-Matic 4006-7002 de 17 joyas y caja impermeable de acero inoxidable, fabricado en Japón. Su precio de venta, establecido en cien pesos, era mayor que el salario mínimo de un mes de muchos empleados estatales, y casi la mitad del ingreso mensual de los propios galenos.

Otro de los «privilegios» que estos profesionales conservaron fue la posibilidad de continuar ejerciendo la práctica privada, gracias a lo cual muchos médicos mantuvieron abiertas sus consultas aún en los noventa.

Un amigo de la familia que por entonces estudiaba medicina con mi tío, y visitaba la casa de mi abuelo, me dijo recientemente que siempre soñó con el día de su graduación para, entre otras cosas, poder comprar un reloj Seiko de pulsera como el de mi abuelo. Sin embargo, esa oportunidad nunca se le presentó. Jamás volvieron a venderles relojes a los médicos.

Seiko Bell-Matic 4006-7002

Reloj de pulsera Seiko Bell-Matic 4006-7002. 1973. Propiedad de Leopoldo Arus Gálvez. Colección Cuba Material.

PS: Los relojes Bell-Matic se fabricaron solamente entre 1967 y 1977. La primera serie, la 4006-7000, produjo los primeros relojes de pulsera con alarma que tuvieron un rotor central automático».

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Cuba Material: Seikos —y cierta libertad— para los médicos. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment