Bolígrafo desechable.

Comencé el primer grado en 1979. Entonces, la escuela nos entregaba bolígrafos desechables para escribir. No nos permitían usar lápices. Cada cierto tiempo, los maestros repartían bolígrafos desechables, uno por estudiante. Estos eran bicolores, y venían en dos combinaciones: azul y blanco, como el de la foto, y rojo con listas amarillas.

No poseo ninguno, pero una compañera de clases, húngara, trajo ayer al aula un bolígrafo desechable como el que usábamos cuando aprendíamos a escribir en Cuba.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment