Navidades revolucionarias

,
Postal de Navidad. Tomada del muro de Facebook de Ernesto Fumero, vía Enrique del Risco.

Postal de Navidad. 1961. Tomada del muro de Facebook de Ernesto Fumero.

En lugar de Santa Claus, las Navidades de 1959 se celebraron con Don Feliciano. María del Pilar Díaz Castañón (Ideología y revolución: Cuba 1959-1962) lo describe como un “sonriente guajiro de polainas y guayabera” (nota 104, página 151), y dice que, para las celebraciones, se conminó a utilizar pinos nacionales, que ya para mediados de diciembre se habían agotado. Por su parte, Aleida Durán recuerda en Cubanet que “chicos y mayores rechazaron a Don Feliciano” y agrega que “el día 24, sin orden ni listado, camiones militares recorrieron los barrios pobres entregando paquetes de alimentos navideños: carne de puerco, frijoles negros, arroz, turrones, golosinas.”

El lema de aquella navidad fue: “Sea feliz revolucionariamente en Pascuas de Cuba libre.” Las navidades del próximo año harían circular el lema “Felices pascuas en casa propia.” Según Cubanet:

Para entonces, con el título “Jesús del Bohío” se representaba la Navidad en la marquesina de la estación de radio CMQ, en La Habana. Los tres Reyes Magos eran Castro, el Ché y Juan Almeida, el único hombre de raza negra en una alta posición dentro de la revolución. Ellos llevaban como regalos la Reforma Agraria, la Reforma Urbana y el Año de la Educación, que sería el próximo.

Las navidades de 1961 serían las “Primeras Navidades socialistas” (en ellas, en lugar de cerdo, cuya grasa escaseaba, se comería pavo). Así las anunciaba el editorial de la revista INRA de diciembre de 1961 (publicado en Díaz Castañón, María del Pilar. 2004. Ideología y Revolución. Cuba, 1959-1962. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, nota 83, p. 209):

La costumbre se hace ley, y nadie intenta afectarla en lo absoluto. Por eso tendremos una Nochebuena acorde con las más puras tradiciones y a nivel de los gustos más exigentes. Digámoslo tajantemente: por una vez, por un día, volveremos al derroche, porque habrá de todo. Solo que también habrá juicio, porque mucho hemos aprendido en la escuela de la vida; cada cual adquirirá sin limitaciones ni cortapisas lo que necesite para una celebración en grande. De nuestras granjas avícolas han salido ya a la venta los pavos, los pollos y el clásico guanajo para el tradicional guanajo relleno.

El mismo editorial también comenta: “¡se ha llegado al extremo de comprar turrones españoles con dólares-convenio!”

Para el año 1962, durante las que se llamaron “Pascuas de la dignidad,” cuenta Cubanet que “ya no se vendían arbolitos de Navidad en las tiendas, aunque se podían comprar a vendedores ambulantes. Todavía las tiendas tenían algunos juguetes para quienes hacían largas filas (colas).”

En 1969, el gobierno prohibió la celebración de la navidad.

5 comentarios
  1. Julio de la Nuez
    Julio de la Nuez Dice:

    ¿Por qué ese complejo absurdo que tenemos los cubanos de eliminar la palabra cola y sustituírla por fila o línea? La palabra cola está perfectamente definida en el diccionario de la real academia con la siguiente acepción, entre otras: 10. f. Hilera de personas que esperan vez (desde un punto de vista más formal podríamos sustituir “vez” por “un recurso”). Además en matemática hay la especialidad de Teoría de Colas, definida en Wikipedia como sigue: “La teoría de colas es el estudio matemático de las colas o líneas de espera dentro de un sistema. Ésta teoría estudia factores como el tiempo de espera medio en las colas o la capacidad de trabajo del sistema sin que llegue a colapsarse. Dentro de las matemáticas, la teoría de colas se engloba en la investigación de operaciones y es un complemento muy importante a la teoría de sistemas y la teoría de control. Se trata así de una teoría que encuentra aplicación en una amplia variedad de situaciones como negocios, comercio, industria, ingenierías, transporte y logística o telecomunicaciones…..”

    Responder
  2. Emilio García Montiel
    Emilio García Montiel Dice:

    Tengo dudas sobre si las naviadades se suprimieron en el 1969 o el el 1970, porque todavía en este último año se emitió la colección de sellos de correos alegóricos a la navidad que se habían hecho habituales desde principios de la revolución. Si mal no recuerdo, quince sellos tres sueltos y tres hojas de cuatro. También es posible, que aunque se emitiera la colección- que, creo, fue la ùltima hasta otras más recientes- las navidades fueran suprimidas de modo efectivo desde el 1969. Es sólo una duda. http://www.philateca.com/stamp/14878/1c_-_Navidad_1970/71_-_Toti_(Dives_atroviolaceus_(d'Orbigny))

    Responder
    • Maria A Cabrera Arus
      Maria A Cabrera Arus Dice:

      Emilio, ahora que veo los sellos, veo que no tienen elementos festivos, lo que me hace pensar que sí deben haberse suprimido, en efecto, las celebraciones navideñas en el 69. en el 70 fuera quizás muy fuerte ni siquiera recordar el día de navidad, q es, me parece, lo que hacen estos sellos, a juzgar por el que vi. no crees?

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment