borradores escolares

Borrador de pizarra. Imagen tomada de internet.

Borrador de pizarra del Ministerio de Educación. 1980s. Imagen tomada de internet.

Hay un conjunto de objetos que siempre asocio con la escuela primaria: los bolígrafos desechables con que nos obligaban a escribir en primer grado; el franelógrafo que los profesores casi nunca querían utilizar, aunque también los obligaban a hacerlo; el radio que una vez a la semana instalaban a la entrada del aula y desde donde escuchábamos las lecciones de educación musical que nos impartía “la profesora invisible” que nos hacía repetir odiosos ejercicios de vocalización; la merienda que invariablemente alternaba torticas de morón, masas reales, marquesitas y galleticas dulces, siempre acompañados de una botella de refresco; las bandejas de aluminio en que nos entregaban, a través de una mugrienta ventanilla, el almuerzo que nunca me atreví a probar, y los borradores de color verde con el mapa de Cuba dibujado a relieve, contorno que el polvo de tiza que en él se acumulaba hacía resaltar aún más.

De todos ellos, el único objeto que siempre me acompañó en mi paso por cada una de las aulas en las que me senté –en la casona neoclásica donde cursé la primaria, en la que luego fue mi secundaria, en el preuniversitario, y aún en la universidad– fue el borrador verde, que sólo dejé de ver cuando en el Aula Magna de la Universidad de La Habana recogí mi título de Licenciada.

Éste era un objeto de manufactura simple. La felpa que borraba estaba dividida en franjas, que el encofrado de plástico mantenía apretadas y que, aún así, tendían a abrirse y separarse con el uso. El uso continuo se encargaba también de hacer mella en el plástico verde. Hace tiempo que abandoné las aulas, pero durante casi dos décadas me acostumbré a los rastros de tiza en forma semicircular que solía dejar en las pizarras, o los nítidos surcos de humedad que se veían cada vez que alguien mojaba el borrador para limpiar la pizarra.

Nunca vi un borrador de otro color, ni siquiera este anaranjado cobrizo.

Borrador escolar

Borrador escolar. Hecho en Cuba. Colección Cuba Material.

Borrador escolar

Borrador escolar. Hecho en Cuba. Colección Cuba Material.

1 comentario
  1. Maria A Cabrera Arus
    Maria A Cabrera Arus Dice:

    Por cierto, con él borraron parte de la historia de Cuba, ola misma isleta que aparece dibujada a relieve, además de lanzarlo por el aire a alumnos indisciplinados.
    “la isla en peso”, decía alguien en Facebook

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment