Recipiente de cristal refractario Simax. Hecho en Checoslovaquia. Colección Cuba Material.

A Gertrudis Caraballo Gálvez, mi abuela, le encantaban los recipientes de cristal refractario. No para hornear; pocas veces la vi hornear algo en ellos. Los utilizaba para guardar la comida en el refrigerador y, muchas veces, para servirla en la mesa. En ellos guardaba, por ejemplo, col agridulce y pescados encurtidos. Siempre les decía Pyrex, como antes de 1959, cuando todavía esa marca se vendía en Cuba, sin hacer distinción entre los Pyrex y los recipientes socialistas.

Cada vez que viajaba a Checoslovaquia enviado por la empresa eléctrica, mi tío Leopoldo le traía un nuevo utensilio de cocina. Además de sartenes de teflón, cucharas de freír y termos, le regaló varios recipientes de cristal refractario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment