Lata de pintura Siboney

Lata de pintura Siboney. Hecha en Cuba por la Empresa Consolidada de Pinturas. Colección Cuba Material.

En las paredes que forman muchos de los espacios interiores de las viviendas cubanas se puede detectar no solo el impacto del régimen político cubano actual en la cultura material, la arquitectura y la vida cotidiana del país, sino también la propia temporalidad castrista (como los troncos de los árboles o la distancia entre las estrellas) y sus clases sociales. Las paredes blancas serán así la más clara distinción de privilegio, en tanto las latas de pintura, aun aquellas de nombre de raíz nacionalista, nunca estuvieron al alcance de todos. Se requerían amigos, relaciones, influencias y dinero para comprar un lata de esmalte, de barniz o de pintura de aceite, pese a tratarse de productos de la industria local.

Recuerdo claramente una vez cuando, con no más de 16 años de edad, un vecino que era un año menor me regañó porque me recosté a las paredes blancas de su casa. Se ensuciarían, me dijo. Y, ciertamente, la posibilidad de cambiar el color de las habitaciones resultaba tan remota como cambiar el gobierno, por lo que este muchacho aventajado (avejentado) quería cuidar las suyas.

Lata de esmalte tapagoteras

Lata de esmalte tapagoteras. Hecho en Cuba por la Empresa Consolidada de la Química. Colección Cuba Material.

esmalte sintético Duracrom

Etiqueta de la lata de esmalte sintético Duracrom. Producido por la Empresa Consolidada de la Química. Colección Cuba Material.

2 comentarios
  1. Teresa Dovalpage
    Teresa Dovalpage Dice:

    Todavía me persigue el olor de la pintura, una vez que pintaron la fachada del edificio, creo que poco antes del Festival de la Juventud, allá en el año de la corneta…¿1976, 77? No recuerdo si eran siboney o taíno pero olían a rayo encendido.

    Responder
    • María A. Cabrera Arús
      María A. Cabrera Arús Dice:

      jajaja. a mi me encanta ese olor. bueno, no sé cómo olía aquella. y pintura… no recuerdo que hubieran pintado nunca mi edificio, pero só nuestro apartamento, de pascua a san juan, y había que tener mucho cuidado para no ensuciar las paredes blancas. uf! me sentí muy bien cuando, antes de venir a EEUU, pinté las paredes de mi casa de todos los colores y diseños que se me ocurrió, porque ya no tenía que conservarlas!!!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment