estuches de plumones

Estuche de plumones

Estuche de plumones. 1980s. Colección Cuba Material.

Un estuche de plumones era un objeto que los niños solíamos codiciar. En la Cuba soviética no se comercializaban apenas variedades entre las que pudiéramos escoger –curiosamente, tampoco se encuentran muchas en las áreas de los supermercados y farmacias norteamericanos dedicadas a utensilios de oficina y escolares, ni siquiera durante las ventas vacacionales llamadas “back to school”. Porque eran escasos y su trazo mucho más bonito y permanente que el de los lápices de colorear, mi hermana y yo cuidamos los que teníamos en casa tanto que se han conservado hasta el día de hoy.

Mi abuelo también cuidaba con esmero su estuche de plumones, el de la foto de arriba, que usaba para subrayar o señalar las cifras relacionadas con los grados del aguardiente que obtenía con la destilación del vino de arroz que producía desde los años ochentas. También circulaba con ellos los números con los que inventariaba su extensa colección de discos de acetato, o cualquier otro dato que fuera de su interés.

He encontrado plumones de tres estilos diferentes, dos de ellos genéricos y presumiblemente producidos por la industria socialista, y unos terceros, sin dudas los mejores, fabricados en Japón, país con el que la Cuba de los setentas y ochentas mantuvo relaciones comerciales. De estos, apenas quedan dos, y el estuche azul donde aun se lee el nombre de la marca, Rushon, que me enseñó de niña unos conceptos diferentes sobre el diseño y la materialidad.

Estuche de plumones Rushon.

Estuche de plumones Rushon. Hechos en Japón. 1980s. Colección Cuba Material.

1 comentario
  1. Teresa Dovalpage
    Teresa Dovalpage Dice:

    Muchacha, me acuerdo de una tángana que se formó en una tienda por La Habana Vieja, creo que estaba cerca de La Sortaij, porque sacaron plumones y la gente estaba marcando desde por la mañana. De pronto “se acabaron” diez minutos después de empezar a venderse. Cuántos recuerdos. ¡Amo tu blog!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment