juego de mesa Estrategia Militar

Juego de mesa Estrategia Militar

Juego de mesa Estrategia Militar. Hecho en Cuba por la Industria Ligera. 1980s. Regalo de Mirta Suquet. Colección Cuba Material.

En el Círculo de Interés de la Sociedad de Educación Patriótico Militar (SEPMI) del Palacio de Pioneros de Pinar del Río, se estudiaba el juego de mesa Estrategia Militar. Fundada el 28 de enero de 1980, la SEPMI desapareció en 1992. Según Diario de Cuba, la SEPMI, “que tuvo entre sus instructores, para formar pilotos de aviación, a René González, uno de “los Cinco”[,] reclutaba a adolescentes, bajo el eufemismo de “la guerra de todo el pueblo”, con el fin de adoctrinar a los futuros paracaidistas, especialistas en telecomunicaciones, choferes profesionales, francotiradores, ingenieros militares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR)”.

Hubo quien se matriculó en este Círculo de Interés para estar cerca de un muchacho de quien estaba enamorada.

5 comentarios
  1. Teresita Dovalpage
    Teresita Dovalpage Dice:

    Alabao. De este juego no me acuerdo pero sí de otro que traía unos aparaticos de cartón para el Código Morse y unos barcos de guerra, portaaviones, etc. …todo de cartón, pero bien hecho, bonito. No recuerdo si eran cubanos.

    Responder
    • juan
      juan Dice:

      Yo tuve los 2! Me encantaba el que mencionas, aunque era un poco complicado. Para el de “Estrategia Militar” era dificil convencer a los muchachos del barrio para jugar, porque era complejo tambien, además podía hacerse largo.

      Había otro juego llamado “Ajediez” que era sobre la zafra, lo publicitiban como “el ajedrez cubano” y habia hasta un libro que explicaba como jugar. Tenia piezas como “combinadas de caña” y cosas asi…

      Respecto a la SEPMI, tambien administraba aquellos “campos de tiro” con escopetas de peerless, que daban premios a partir de un puntaje. Con el periodo especial, se acabaron los premios y hasta las hojas impresas a las que se disparaba (tenian cuatro dianas y una figura humana diminuta en el centro). Las hojas fueron sustituidas por latas y los premios… por el amor al arte. Recuerdo que en La Habana quedaban unos pocos campos de tiro todavia en la decada pasada.
      Ah, y el lema de estos era “Todo cubano debe saber tirar, y tirar bien”. Candela!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment