Jaba de nylon de las Tiendas Intur

Jaba de nylon de las Tiendas Intur. 1980s. Colección Cuba Material.

Durante los años ochentas, las jabas de nylon eran objeto de colección. Tanto las tiendas del mercado racionado como las del mercado paralelo envolvían los productos a la venta en cartuchos de papel. Estos no eran precisamente feos, pero así lucían cuando los comparábamos con las escasísimas –inaccesibles para la mayoría– jabas de nylon. Y es que estas últimas eran el sello distintivo del comercio en moneda convertible (más bien, convertida) –chavitos que fueron cambiados por dólares estadounidenses, rublos, cheques de viajero o, a fines de los ochentas, oro, plata y piedras preciosas– al que solo tenían acceso los turistas, los técnicos extranjeros, la comunidad exiliada y, sí, a finales de los ochentas, quienes tenían oro o plata que venderle al gobierno a cambio de unos pocos bienes de consumo de la industria capitalista, comercializados a precios exorbitantes.

Por muchos años coleccioné una pequeñísima jabita de nylon de las Tiendas Intur, como mismo mi abuela había guardado por décadas unas ediciones en miniatura de un diccionario del idioma español, en dos tomos, y alguna que otra novelita. Pero más codiciadas aun eran las jabas de nylon de tiendas extranjeras, por el viaje al exterior que connotaban, privilegio al que muy pocos cubanos pudieron aspirar (no ya llegar a realizar). Pero a ellas les dedicaré otro post.

Jaba de nylon de las Tecnitiendas

Jaba de nylon de las Tecnitiendas. 1980s. Colección Cuba Material.

Jaba de nylon de las tiendas de Cubalse

Jaba de nylon de las tiendas de Cubalse. 1980s (¿?). Colección Cuba Material.

Jaba de nylon de las Tiendas Intur

Jaba de nylon de las Tiendas Intur. 1980s. Colección Cuba Material.

5 comentarios
  1. pedro manuel gonzalez reinoso
    pedro manuel gonzalez reinoso Dice:

    Increíble no se descompusieran aún! evidentemente no eran reciclables las muy cabronas. hasta en eso hicieron daño! Que país de pacotilla!

    Responder
      • Lillian Manzor
        Lillian Manzor Dice:

        Averigua con los departamentos de preservación de las bibliotecas como conservarlas, éstas y los cartuchos de la última entrada. Ponte en contacto con la Colección de Herencia Cubana y/o los de preservación de la Universidad de Miami. Las desintegradas no sé cuan desintegradas estén pero en preservación hacen maravillas; a lo mejor te pueden ayudar.

        Responder
  2. Teresa Dovalpage
    Teresa Dovalpage Dice:

    ¡Hola, María Antonia! Acabo de acordarme de un episodio que me ha hecho reír, aunque en su momento no me causó la menor gracia. En casa había dos jabitas de Cubalse que eran sagradas; siempre que salíamos cargábamos con una por si aparecía algo. Una vez salimos mi abuela y yo, y ella me dijo, como siempre: Niña, agarra la jabita. Pero a mí se me olvidó, con la prisa, y total que casi nunca aparecía nada. Bueno, pues llegando a la Esquina de Tejas nos encontramos con un señor que vendía mangos. Unos mangos preciosos, rojos y amarillos, que olían a gloria. Y mi abuela empezó a afilarse los dientes pensando en el batido que iba a hacer: Niña, saca la jabita. Cuando le dije que no la llevaba me armó un escándalo, y con razón. De comebolas para arriba me llamó…Al fin compramos cada una un mango y lo llevamos en la mano hasta llegar a casa como quien carga un bebé.
    Cuando las jabitas se rompieron conseguimos una especie de bolsas con el logo de la tarjeta Visa. Una amiguita mía era otesa (creo que se escribe así) en el buró de turismo de un hotel y me la regaló. Por supuesto, en esa época yo ni sabía lo que era una tarjeta de crédito. Estas bolsas eran más resistentes, como de goma, y tenían forma rectangular. A ver si alguien tiene una por ahí…

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment