coquitos acaramelados, por María Luisa Pérez

Coquitos acaramelados. Imagen tomada del blog Ana Díaz Arte.

Los coquitos acaramelados figuran en la memoria de casi todos los niños de mi ciudad natal. Eran una deliciosa golosina que se vendía por las calles y las puertas del colegio a la hora de la merienda. En mi caso ocupan un lugar especial en el archivo de los recuerdos agridulces.

En 1965 fui destinada a cursar el 6to grado en el centro escolar Luz y Caballero, en Victoria de las Tunas.  Era ésta una escuela modelo donde se ensayaba un nuevo método de educación. Como parte del mismo, todas las aulas eran del 6to nivel, y los profesores especializados en las distintas materias se rotaban de clase en clase. La educación era superior a la de la escuelita de mi barrio, Rosendo Arteaga, no solo por la metodología pedagógica sino que también por el nivel del cuerpo estudiantil.

Recuerdo con claridad la mañana del último viernes de fin de curso, cuando nos reuníamos en el patio de la escuela para celebrar el pleno estudiantil. Allí, después de cantar el himno nacional y la correspondiente oda revolucionaria, se anunciaban los premios a los alumnos vanguardias y el reconocimiento del esfuerzo de cada estudiante.

Mi maestra de Biología, que me quería muchísimo, me había anticipado que sería yo la alumna premiada del curso. “Haz alcanzado la mayor puntuación y tienes el mejor expediente, 9.98″, me comentó. Yo, sin decírselo a nadie, esperaba entre las filas que la directora me llamara al frente y anunciara mi logro.  Cuál no sería mi sorpresa cuando la señora dirigente, vestida de verde olivo, anunció: ” Este año el mayor puntaje corresponde a la joven María Luisa Pérez, sin embargo, a pesar de tener un promedio casi perfecto, no podrá ser nombrada alumna vanguardia porque su expediente carece de un componente esencial para tal nombramiento. Esta alumna no participa en actividades voluntarias y carece de espíritu revolucionario. Por lo tanto, el premio será de la alumna que le sigue en el escalafón, y procedió a nombrarla y enumerar las múltiples tareas que esta jovencita desempeñaba y que la hacían más merecedora del premio académico.  Recuerdo haber quedado paralizada, sin entender lo que acababa de suceder y, sin otro recurso, caminé hacia la puerta de la escuela donde estaba el vendedor de coquitos acaramelados para comprar mi merienda.

Comparto hoy la sencilla receta que podemos preparar para postre o para una merienda en una fiesta infantil.

 

Receta de Coquitos Acaramelados (receta publicada en Utilísima):

INGREDIENTES

Coco rallado 450 g

Azúcar 400 g

Agua 1 l

Salsa de caramelo 200 cc

1- Colocar en una cacerola el coco rallado, el azúcar y un poco de agua. Cocinar hasta que tome consistencia espesa.

2- Dejar enfriar.

3- Realizar esferas pequeñas.

4. Bañar luego con caramelo  y colocar un palito en el centro.

 

Almíbar a punto caramelo (en Solo postres):

Es cuando, al dejar el almíbar sobre el fuego y continuar la cocción, llega un punto donde los bordes toman un tono más oscuro. Al tomar la cacerola y hacerla girar, el almíbar que va camino a caramelo se extiende por toda la superficie unificando su color. Una vez que toma el tono deseado, se retira y se utiliza enseguida, pues endurece rápidamente.
De contar con un termómetro serían entre 300º y 310º F o entre 155º o 160º.

4 Responses to “coquitos acaramelados, por María Luisa Pérez”

  1. Veronica Cervera April 22, 2012 at 17:00 #

    Fíjate que hace días los tengo en la cabeza, pues vi en un blog de recetas unas bolitas de queso acarameladas que enseguida me llevaron a mi infancia en Remedios, dónde también en algún momento abundaba este postre.

    Tengo un paquete de coco rallado seco en la despensa, crees que lo puedo usar para hacerlo?

    Besos,

    Vero

    • maria April 23, 2012 at 12:52 #

      cuentame como quedaron cuando los prepares
      M

  2. Ailyn April 23, 2012 at 4:36 #

    Qué antojo! Deben estar deliciosas, haré la prueba en cuanto compre coco. Saludos desde http://www.cocina-quetecocina.blogspot.com…me quedo de seguidora.

  3. maria April 23, 2012 at 12:54 #

    Creo que puedes usarlo perfectamente. Asegurate que el coco este molido finamente y no en largas fibras.
    Un beso
    M

Leave a Reply:

Gravatar Image

Notify via Email Only if someone replies to My Comment