Entradas

bombillos incandescentes importados de Alemania

Envase del bombillo incandescente Narva
Envase del bombillo incandescente Narva

Envase del bombillo incandescente Osram. Hecho en Alemania occidental. 1980s. Colección Cuba Material.

Además de los bombillos incandescentes Tungsram, fabricados en Hungría, en Cuba se comercializaron dos marcas de bombillos incandescentes fabricados en Alemania, cuando aún quedaba algo de comercio minorista accesible para cualquier ciudadano nacional que percibiera algún tipo de ingreso y cuando aún había dos Alemanias. En los años 1980s, las marcas Osram y Narva, la primera fabricada en Alemania occidental y la segunda en Alemania del Este con tecnología Osram, se vendieron en ferreterías y establecimientos del mercado no racionado durante los años 1980s. Algunos de ellos, atesorados luego de la caída del socialismo de estado en Europa del Este y la desintegración de la URSS, sobrevivieron la recogida de bombillos incandescentes que el gobierno cubano llevo a cabo hace poco más de una década.

Hay una película, All my girls, cuyo drama tiene lugar en la fábrica estatal de bombillos Narva.

Envase del bombillo incandescente Narva

Envase del bombillo incandescente Narva. Hecho en Alemania del Este. 1980s. Colección Cuba Material.

Envase del bombillo incandescente Narva

Envase del bombillo incandescente Narva. Hecho en Alemania del Este. 1980s. Colección Cuba Material.

Envase del bombillo incandescente Narva

Envase del bombillo incandescente Narva. Hecho en Alemania del Este. 1980s. Colección Cuba Material.

perfumes soviéticos

perfume Violeta
Perfume Moscú Rojo

Perfume Moscú Rojo. 1980s. Donación de Mirta Suquet. Colección Cuba Material.

Además del famoso perfume Moscú Rojo, a partir de la década de los años setenta en Cuba se comenzaron a comercializar perfumes provenientes de Europa del Este, principalmente de Bulgaria, y de la URSS. Éstos son algunos de los perfumes soviéticos que estuvieron a la venta en el mercado paralelo, algunas veces sí, otras no. Llama la atención que sus nombres no hayan sido traducidos al español para el mercado cubano y que, a excepción de Moscú Rojo, todos conservan gran parte del contenido original.

Perfume "Acacia Blanca (Biélaia Acatsia)"

Perfume “Acacia Blanca (Biélaia Acatsia)”. Hecho en la URSS. Colección Cuba Material.

Perfume Romeo

Perfume Romeo. Hecho en la URSS. Colección Cuba Material.

perfume Violeta

Perfume Violeta. Hecho en la URSS. Colección Cuba Material

ht: Tamara Álvarez y Alexis Jardines tradujeron los nombres.

cosméticos Sah

Agua de colonia en spray Sah
Agua de colonia en spray Sah

Agua de colonia en spray Sah. Hecha en Bulgaria. Colección Cuba Material.

La línea de cosméticos para hombres Sah hoy se produce en Macedonia. Antes del desplome del socialismo de estado en Europa del Este se fabricaba en Bulgaria y se exportaba a Cuba, donde se comercializaba en el mercado paralelo. Para el mercado cubano, las instrucciones sobre cómo aplicarse la colonia en spray fueron traducidas al español. Además de la colonia, en Cuba se vendió la crema de afeitar de la misma marca.

Crema de afeitar Sah

Crema de afeitar Sah. Hecha en Bulgaria. Colección Cuba Material.

estuches de jabones de tocador

Estuche de jabones Aquazul
Estuche de jabones Aquazul

Estuche de jabones Aquazul. 1980s. Colección Cuba Material.

Entre otras cosas, en el mercado paralelo se podían comprar, algunas veces, estuches de jabones de tocador. Algunos eran de fabricación nacional, como los de la línea masculina 5 PM o los de la marca Aquazul. Otros, se importaban de Europa del Este. Tal es el caso de los jabones Nautik, producidos en la RDA.

Estos jabones se compraban, casi siempre, para regalar en ocasiones especiales. A quienes cumplían años, o durante los días de los padres, las madres, o los enamorados, o incluso como detalle de cortesía con un médico a quien se quisiera agradecer.

Por regla general, una vez consumidos los jabones, se guardaban las cajas. Éstas servían para almacenar objetos o, incluso, para adornar coquetas y aparadores. La caja de jabones Nautik fotografiada en esta entrada contuvo, hasta hace pocos días, cintas de pelo importadas de la URSS, en un surtido de variados colores. Las cintas, cuidadosamente dobladas, tenían justo el ancho de la caja de jabones. Quien las guardó en ella tuvo el cuidado de señalizar la caja con el nombre de su nuevo contenido.

Estuche de jabones 5 PM

Estuche de jabones 5 PM. 1980s. Colección Cuba Material.

Estuche de jabones Nautik

Estuche de jabones Nautik. Hechos en la RDA. Donación de Mirta Suquet. Colección Cuba Material.

jabones de tocador del campo socialista

Jabón Palmier
Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

En los años 1980s se comercializaron en Cuba, en la variante conocida como “venta liberada” o “mercado paralelo”, jabones de tocador de mucha mejor calidad y diseño que los jabones Nácar del mercado racionado. Vendidos a precios mucho mayores que el de estos últimos, muchas familias los compraban para regalar o celebrar ocasiones especiales.

Mis abuelos guardaron algunos de estos jabones producidos en Europa del Este (RDA y Rumanía), junto a algunos Nácar, en el fondo de un closet, por tanto tiempo que los olvidaron. Ni siquiera se acordaron de ellos durante los años más difíciles del Período Especial.

Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

 

Jabón Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

jabon Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Jubileu

Jabón Jubileu. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Jubileu

Jabón Jubileu. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

jabon Eau de Cologne

Jabón Eau de Cologne. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Eau de Cologne

Jabón Eau de Cologne. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Pine Needle

Jabón Pine Needle. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

jabón Pine Needle

Jabón Pine Needle. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

televisor Krim-218

Manual de usuario. Televisor Krim 2018.
Manual de usuario. Televisor Krim 2018.

Manual de usuario. Televisor Krim 218. 1981. Colección Cuba Material.

El televisor Krim-218 de mis abuelos fue adquirido en la ferretería Variedades Vedado el 24 de julio de 1981. Costó 650 pesos. El Certificado de Garantía cubrió los desperfectos del tubo de pantalla por un año y los del resto del equipo por tres meses. Para reparaciones, les correspondía el consolidado de Línea entre 4 y 6, en el Vedado. Hace unos cinco años, mi abuelo y mi mamá decidieron deshacerse del viejo televisor Krim, en el que apenas se veían sombras.

En el 2012 “759,164 televisores en blanco y negro . . ., todos con más de 25 años de explotación”, se encontraban en funcionamiento en Cuba, según censo publicado por Café Fuerte. Para descargar el manual presione aquí.

televisor Krim 218

Certificado de propiedad de televisor Krim 218. 1981. Colección Cuba Material.

compra y venta de casas

Casona en la esquina de las calles 8 y 11
Casona en la esquina de las calles 8 y 11

Casona en la esquina de las calles 8 y 11 en el Vedado. Foto 2002.

Cuando visité Cuba en el año 2012, una vecina me comentó que estaba vendiendo su casa, una propiedad de dos pisos de arquitectura modernista en el barrio de Nuevo Vedado, con sótano sin construir y amplio patio de tierra. La casa en cuestión tiene, en la planta principal, una cocina pequeña, la sala, el comedor, una terraza trasera, un baño para invitados, y un car porch. En la planta superior se ubican los tres cuartos y dos baños de tamaño promedio. Uno de los cuartos tiene un balcón que da a la calle. Mi vecina aspiraba a venderla por 350,000 CUCs.

Por aquellos días también supe que una casa de dos pisos en el municipio Playa, sin patio, pero en excelente estado de mantenimiento, se vendía por un millón de CUCs. Me fui de Cuba con la impresión de que, tras más de 50 años sin un mercado inmobiliario libre, los cubanos se acercaban a éste como a la lotería. Por lo general, te pasas toda la vida comprando uno o dos billetes sabiendo que es poco probable que algún día te ganes el premio principal. Del mismo modo, para muchos dueños de viviendas poner en venta sus propiedades no era un negocio que pensaran cerrar en un plazo más o menos razonable, sino algo así como la compra de un billete de lotería, una botella que lanzaban al mar con la esperanza de que quizás algún día les tocara la suerte de dar con el comprador de sus sueños. A menos que se necesitara el dinero para salir del país, en cuyo caso los precios dejaban de ser escandalosos, lo demás era un juego de azar.

Cuando regresé al año siguiente, mi vecina aún vivía en su casa (todavía, creo, vive allí), y la del municipio Playa también seguía a la venta. Otras casas habían salido al mercado con precios que superaban el millón. Ese verano acompañé a una amiga de la infancia, que quiere cambiar su apartamento del Vedado por una casa más grande con terreno, a visitar algunas de las casas que se encontraban en venta. La casa de sus sueños posee las mismas habitaciones que la de ella, sólo que mucho más amplias y tiene, además, patio. La diferencia entre el precio que ella aspira a conseguir por la suya y la que desea son más de cien 100,000 CUCs. Este año acaba de apagarlos, sólo porque sus hijos puedan jugar en un patio antes de que terminen de crecer.

Sobre el mercado inmobiliario en Cuba, en Financial Times: Cuba: Home of the World´s Oddest Property Market:

It’s only 9am but it’s already 33C on the Malecón, Havana’s corniche, and my brain feels like a conch fritter. I’ve come to meet a man who we will call Rafael – because that’s his name. But that’s the only part of his name he is prepared to reveal. Rafael is an estate agent but he does not want anyone to know it. “Being an estate agent is illegal here,” he says.

(…)

Rafael, 44, wants to show me a penthouse for sale. He says it is worth $2.5m but no one, not even he, really knows the right price because no one has bought or sold houses here for 54 years. “The market changes wildly every day. It’s emotional,” he smiles.

If we do agree a price, Rafael will advise me not to buy the penthouse in the normal way. Instead, to avoid tax, I should pay him a nominal amount locally, say 20 per cent, and “deposit the rest in an account in Spain, please”. I must not talk about the true price because, under new laws, anyone caught lying about the price of property goes to prison. Also, I must not reveal the name of the lawyer who does the paperwork because working as a private property lawyer is illegal.

Undercover estate agents? A legal system that is illegal? Jail for lying about house prices – which everyone the world over does? Welcome to the oddest property market in the world. Welcome to Cuba.

(…)

First-in-a-lifetime buyer Guillermo Rey stands next to the scruffy portico of a four-bedroom, three-bathroom house in Vedado, Havana’s most high-end, fashionable district. The price, says the owner Rosa Marin, is 350,000 CUC, or convertible pesos, Cuba’s hard currency, which is roughly equivalent in value to the US dollar. She is selling because she wants to move into a smaller property “and buy my daughter a car, a good one, a Lada”.

(…)

Other overseas investors get around the restrictions by giving money to a Cuban friend, or more often, girlfriend, to buy a property – although, when the deal is completed, some swiftly discover that their girlfriend is no longer their girlfriend. “I took a risk and it failed,” sighs one Dutch-born investor, whose $400,000 “home” in the fashionable Kholy western suburbs is now home to his former girlfriend and her extended family who cannot believe their luck – and his naivety.

Descargar el texto en PDF aquí.

h/t InCubadora.