Entradas

jabones de tocador del campo socialista

Jabón Palmier
Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

En los años 1980s se comercializaron en Cuba, en la variante conocida como “venta liberada” o “mercado paralelo”, jabones de tocador de mucha mejor calidad y diseño que los jabones Nácar del mercado racionado. Vendidos a precios mucho mayores que el de estos últimos, muchas familias los compraban para regalar o celebrar ocasiones especiales.

Mis abuelos guardaron algunos de estos jabones producidos en Europa del Este (RDA y Rumanía), junto a algunos Nácar, en el fondo de un closet, por tanto tiempo que los olvidaron. Ni siquiera se acordaron de ellos durante los años más difíciles del Período Especial.

Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Palmier

Jabón Palmier. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

 

Jabón Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

jabon Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Lili

Jabón Lili. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Jubileu

Jabón Jubileu. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Jubileu

Jabón Jubileu. Hecho en Rumanía. 1980s. Colección Cuba Material.

jabon Eau de Cologne

Jabón Eau de Cologne. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Eau de Cologne

Jabón Eau de Cologne. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

Jabón Pine Needle

Jabón Pine Needle. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

jabón Pine Needle

Jabón Pine Needle. Hecho en la RDA. 1980s. Colección Cuba Material.

jaboneras

jaboneras
jaboneras

Jaboneras. Colección Cuba Material. Foto Geandy Pavón.

Las jaboneras se utilizan para guardar el jabón cuando se viaja. En el país de mi niñez no se salía nunca de viaje, o casi nunca. Los hoteles eran caros y escasos, el transporte, difícil, y viajar fuera del país, con la normalidad con que se viaja en otras partes del mundo, no era siquiera una posibilidad. Solamente algunos profesionales viajaban al interior por gestiones de trabajo o, en algunas ocasiones, y con mucha suerte, al extranjero. Los estudiantes becados en La Habana o en los países del campo socialista y las personas residentes en La Habana o cualquier otra provincia con familiares en el interior eran los otros dos grupos para los que viajar constituía una alternativa real.

Sin embargo, en casi todas las casas existían jaboneras. Plásticas, por lo general con tapas adornadas con una flor a relieve, como la de la foto, las usábamos cuando, todos los años, desde que ingresábamos a la secundaria básica y hasta que nos graduábamos de la universidad, la dirección de educación de nuestro municipio nos movilizaba como parte del programa de las Escuelas al Campo (también las usarían, supongo, los movilizados del Servicio Militar y la población penitenciaria).

En los años 1970s, para comprar una jabonera era necesario presentar un cupón de la libreta de la canastilla. En mi casa había varias, las rosadas y las azules tenían el mismo diseño y las deben haber comprado cuando mi hermana y yo nacimos. Había también jaboneras más viejas, que mis abuelos o mis padres habrían comprado para cuando viajaran por trabajo o vacaciones a otras regiones del país. Me he encontrado una con un jabón Nácar, de los de entonces, sin usar. Allí permaneció encerrado durante toda la crisis del Período Especial y sólo por eso se ha preservado hasta hoy, cuando las jaboneras no son más que un objeto sin mucha utilidad que aún se conserva en las gavetas y estantes de las casas.