Entradas

Art OnCuba, entrevista a diseñadores cubanos (video)

A propósito de la primera Bienal de Diseño que se celebró en La Habana del 12 al 14 de mayo de 2016, Art OnCuba entrevistó a algunos diseñadores cubanos.

gomas de borrar cubanas

goma de borrar Pionero

Goma de borrar Pionero. Hecha en Cuba. 1980s. Colección Cuba Material.

El surtido de gomas de borrar de que dispuso mi generación no era abundante. Apenas recuerdo las gomas Pionero, las Signo, y las “gomas de olor”. De ellas, sólo las Pionero y las Signo eran fabricadas en Cuba.

Casi todas, pero en especial las gomas de borrar Pionero, solían ponerse duras con facilidad. Cuando esto sucedía, podían llegar a romper las muy escasas hojas de papel de las libretas si se presionaba con mucha fuerza al borrar. Un poco mejores eran unas gomas de borrar alemanas, de un color amarillo ocre muy parecido al del jabón de lavar, y las “gomas de olor”, que se vendían en diferentes colores, de textura mucho más suave que todas las demás, posiblemente de fabricación China.

La fábrica de lápices Batabanó, donde también se producían las gomas Pionero, según la Ecured, se llama ahora Empresa de Muebles y Artículos Varios “Signo” y  pertenece al grupo empresarial Dujo Industria De Muebles. Fue fundada el 30 de marzo de 1961, sin embargo, bajo el nombre de Fábrica Cubana de Lápices José A. Fernández y la marca “Mítico”, apodo de Fernández, un héroe local. En el artículo que le dedica la revista INRA en 1961 se consigna que la fábrica fue adquirida en Checoslovaquia, de donde se importaban las minas o creyones de los lápices–en general, la fábrica fue pensada para producir 80 millones de unidades de lápices, 50 mil kg. de gomas de borrar, envases de cartón para las gomas y lápices, casquillos metálicos para los lápices, minas negras y de colores para los lápices, muebles de oficina con los desperdicios de la madera del lápiz, y bolígrafos.

Algunas de las gomas de borrar de la colección de Cuba Material tienen un número impreso muy cerca de la marca comercial que las identifica. Una búsqueda en Google me informa que ese número alude a la clasificación internacional en que se agrupan los productos de esta categoría. Así, las gomas de borrar se clasifican en grupos que van: de 1 a 249, de 250 a 499, de 500 a 999, y mayores de 1000. De las gomas cubanas, sólo las de marca Pionero ofrecen esta información a los consumidores.

goma de borrar Signo

Goma de borrar Signo. Hecha en Cuba. Posiblemente 1980s. Colección Cuba Material.

los paradigmas del diseño y la modernidad

Gran parte de la materialidad socialista que circuló en Cuba durante los años 1970s y 1980s fue producida teniendo en cuenta los presupuestos del diseño moderno, lo que debe haber contribuido a ganarle cierta popularidad entre la élite profesional urbana. Su aceptación debe asociarse con la arraigada predisposición cultural de los cubanos por las formas modernas.

los objetos y sus significados

almendron

Almendrón. 2012.

Citando a Wim Muller (Order and Meaning in Design), Peter-Paul Verbeek señala, en su libro What Things Do, que en las sociedades modernas el diseño industrial incide, tanto de manera denotativa como connotativa, en el proceso de construcción social de los significados. El diseño industrial ayudaría tanto a comunicar la utilidad de los objetos (función denotativa) como lo que ellos representan (función connotativa). Pero, según Verbeek, si bien es fácil conocer lo que los objetos denotan, pues tiende a cambiar muy poco con el tiempo, lo que los mismos representan se comporta con mucha mayor variabilidad.

En la Cuba de los años 1950s, por ejemplo, los automóviles norteamericanos connotaban modernidad y progreso. En los años 1980s, en cambio, eran los automóviles soviéticos, en especial los de la marca Lada, que el gobierno otorgaba como premio a la lealtad política o a las proezas laborales, los que mejor representaban la modernidad y el progreso. La Habana de los 1980s llamó almendrones, con desprecio, a los carros norteamericanos, que identificó con lo cheo, lo guajiro, el campo y la falta de participación de ciertos sectores de la antigua clase media. Por el contrario, en los años 1990s y, sobre todo, en los 2000s, los automóviles norteamericanos se revalorizaron en tanto marcadores de un nuevo status social.

Estética, documental de Enrique Colina

Estética, dirigido por Enrique Colina, fue producido por el ICAIC en 1984. Para entonces, ya desde finales de los años 1970s, existían, según el Instituto Cubano de Investigación y Orientación de la Demanda Interna (ICIODI), 809 millones de pesos en inventarios de productos ociosos, sin salida en el mercado minorista.