Entradas

Canasta de pan en el restaurante La buena vida

paladares

Canasta de pan en el restaurante La buena vida

Canasta de pan en el restaurante La buena vida. Foto 2012.

En los espacios interiores de los restaurantes privados (paladares) que se han abierto en Cuba en las últimas poco más de dos décadas abunda una prolijidad de adornos y una riqueza estética inusuales en una ciudad en donde priman la escasez y el estropicio. Copas de los años 1950s, gramófonos, máquinas de escribir de principios de siglo y cajas registradoras de antiguos negocios privados, discos de acetato, servilletas de hilo, muebles modernistas, santos policromados y vajillas de plata o de rústica confección artesanal contrastan con la falta de creatividad en el menú y la decoración de los restaurantes estatales en moneda nacional. La guía Taca Explore describe, en un texto titulado Sabores de la Habana, escrito por Elio E. Dancausee, el ambiente interior de algunos d los más famosos restaurantes de La Habana:

La Guarida, la joya de las paladares habaneras
Abierta el 14 de julio de 1996, La Guarida mantiene como parte de su decoración elementos que fueron utilizados en la filmación de la aclamada película. Cuadros originales de pintores cubanos, grandes afiches, esculturas y fotos de intelectuales y famosos artistas cubanos llenan las paredes mientras candelabros art déco con velas llorosas iluminan las mesas. Una vajilla tan bella como dispareja sobre una blanca mantelería completa el exquisito ambiente.

La Guarida: Concordia No. 418, entre Gervasio y Escobar. Centro Habana. paladar@laguarida.com. Tel: 866-9047. Abierto todos los días de 12:00 a 11 p.m.

Arte en la cocina
Localizada en la planta baja de un clásico edificio de 1943 diseñado por el famoso arquitecto cubano Alberto Prieto en el bello barrio del Vedado, la paladar La Galería nos brinda además de su propuesta culinaria internacional muestras de creadores plásticos contemporáneos.

En sus acogedores espacios se exhiben lienzos, fotografías y esculturas que forman el marco artístico de platos de una cocina fusión que combina las últimas tendencias internacionales con auténticas recetas cubanas, así como cocteles. Uno de los grandes atractivos del lugar es su agradable terraza, que en las noches retoma el ambiente de los bares habaneros de la década de 1950.

La Galería: Calle 19 No. 1010 esquina a 12, Vedado.
lagaleria-restaurante.com. Tel: 836-3603

Comida criolla 
Un paseo por la Habana Vieja debe incluir una visita a Doña Eutimia, pequeña y acogedora paladar propiedad de Leticia Abad situada al final del Callejón del Chorro, en la Plaza de la Catedral. Su ambiente se destaca por muebles antiguos y auténticas lámparas art nouveau y una linda colección de relojes de pared. Un pequeño bar localizado estratégicamente al fondo del local armoniza con el ambiente cómodo y familiar que hace de Doña Eutimia el lugar perfecto para saborear la auténtica comida cubana.

Paladar Doña Eutimia: San Ignacio No. 60C, entre O’Reilly y Empedrado. La Habana Vieja. Tel: 281-5883. Abierto todos los días de 12:00 a 11 p.m.

Un toque francés en La Habana
Una espléndida mansión neoclásica situada en el centro del barrio del Vedado es el marco perfecto para la paladar francesa Le Chansonnier. Dos grandes escalinatas llevan a la acogedora terraza-portal e introducen a los enormes salones de la casona. Ambientado con elementos que van del minimalismo a lo postmoderno, el lugar posee grandes candelabros que brindan una iluminación íntima y elegante. Grandes paneles negros cubren las paredes alternando los espacios con lienzos originales de artistas cubanos. El acogedor bar es literalmente el centro de la paladar, y resulta el lugar ideal para tomarse unas copas antes de cenar.

Le Chansonnier: Calle J No. 257, entre Línea y 15, Vedado. Tel: 832-1576. Abierto todos los días, de 12.30 p.m. a 12:30 a.m.

NDDV: Vista del interior del palacio de la revolución, la habana, 21 de marzo, 2016

Imagen tomada del blog del autor.

Imagen tomada del blog del autor.

En el blog de Néstor Díaz de Villegas: “Vista del interior del palacio de la revolución, la habana, 21 de marzo, 2016”:

Podríamos estar en el salón de exhibiciones de la mueblería El Dorado, de la Calle Ocho, o en la gigantesca recámara de algún capo de Sinaloa. Tal vez en el estudio de la cadena Telemundo donde se grabó la telenovela Cañaveral de pasiones.

Hay algo musolinesco, babilónico y tolteca en el gran salón del Palacio construido por Fulgencio Batista en vísperas del triunfo de la Revolución: Batista no llegó a inaugurarlo, y podría hablarse aquí de arquitectura de anticipación. El Palacio es el templo del sincretismo político.

La estética artesanal de mortero para machacar ajos presente en los podios, en los escudos cubanos tallados en jiquí, una madera extinta, sobretalada por tenientes coroneles que adoran los ambientes oficinescos empanelados. Con esto se pretende mantener viva la conexión histórica con el pasado taíno: José Cemí como decorador de interiores.

Porque el Palacio de la Revolución es la representación decorativa de la Cuba lezamiana, un bosque primordial y un Paradiso con arecas de vivero. Debían soltar tocororos y tomeguines entre los helechos, y convertirlo en un aviario.

El maderamen es asfixiante y antiestético, hunde en la oscuridad el modernismo batistiano. Onerosos paneles y divisiones de jiquí, biombos de quiebra hacha, despachos con celosías de majagua. Las butacas son de cedro patriótico, forradas con seda martiana, y el búcaro de girasoles, el modelo que la Casa Capó dejó en vidriera antes de partir al Exilio.

Estamos también dentro de una celda de interrogatorios. La luz fría hace las veces de reflector que da en la cara, aquí se viene a pedir indulgencia y hacer la confesión. El Palacio es un inmenso confesionario, una celda jesuita. Si se cerrara Guantánamo, los terroristas musulmanes deberían ser trasladados a esta mazmorra cruelmente iluminada.

Continuar leyendo en el blog del autor.

Baño en el Vedado

baños

Baño de antigua casa del Vedado. Foto 2012.

Baño de antigua casa del Vedado. Foto 2012.

He visto en Cuba baños recubiertos de mármol, de azulejos y de paredes de cemento; baños con agua fría y caliente y baños sin una gota de agua; baños sin ducha y baños con duchas a donde no sube el agua; baños con indoros que descargan y tienen asentadero y tapa y baños con inodoros que sólo descargan con un cubo de agua; baños grandes como salones de baile y baños pequeños y atestados de cosas; baños para visitantes, antiguos baños de criados, y baños colectivos, compartidos por más de una familia; baños con pinturas al fresco, con coquetas y armarios empotrados, y baños con sólo un inodoro y una pila; baños con espejos y sin ellos; y baños limpios y mugrientos y apestosos. Nada, quizás, distingue más las diferencias sociales en la Cuba de hoy que las condiciones de los baños. Nunca me imaginé, en cambio, que hubiera baños de letrina en capitales de provincia como Victoria de las Tunas.

El de la foto es el baño de la casa de mis abuelos, una casona del Vedado construida en 1911, con techos de viga y losa. Antes, cuando yo era niña, tenía una bañadera de hierro, cuyas patas se fueron sustituyendo, a medida que se rompían, por lomitas de ladrillos, hasta que finalmente todos los ahorros de mi abuelo se covirtieron en una nueva poceta y en el repello del techo, que ya soltaba pedazos del revoque. Cuando era niña, este baño tenía una taza de inodoro blanca, que fuera reemplazada después por una de porcelana azul, fabricada en Cuba, sin orificios para la tapa y el asentadero. Hace tiempo que el mecanismo que permitía descargarla se rompió, por lo que mi abuelo le amarró un hilito que, cada vez que se descarga, cae al agua del tanque. La más reciente adquisición ha sido el lavamanos, que mi mamá compró con lo que ahorra de las remesas que recibe de sus hijas. Eligió un modelo lo más parecido al de su infancia.

H/T: María Paula Gómez Cabrera

Hospital CIMEQ

una unidad especial en el CIMEQ

Hospital CIMEQ. Imagen tomada de Open Cuba.

En La voz del morro, descripción de una unidad hospitalaria del CIMEQ, Objeto 20, donde sólo se atienden unos pocos privilegiados que, al parecer, tienen muchos motivos para esconderse:

…El cuasi inaccesible, impenetrable y tenebroso “Objeto 20”, enclavado en el laberintico hospital CIMEQ, construido bajo el gusto del gigantismo estalinista.

De audaz ingeniería y espantosa decoración, desde el año 86 el Objeto 20 es un templo a la creencia egipcia de la vida después de la muerte. Una construcción  adjunta al hospital CIMEQ pero con autonomía propia, edificada con el fin de satisfacer el ego y la paranoia del poder y la seguridad….

El objeto 20 es una especie de santuario. Cuando entramos por el sótano, vamos directo a un spa diseñado respetando el ridículo gusto de quien guarda la añoranza por las noches del otrora Moscú comunista. Paredes gruesas, insonorizadas y forradas por inmensas lajas de piedra Jaimanita oscurecen la piscina de dimensiones olímpicas, a la que nunca llega el sol; al costado un gimnasio equipado al grito de moda italiana que permanece en desuso y oscuro, sigue un espacio de musicoterapia, dos baños de vapor, un sauna, dos piletas para baños de contraste, un jacuzzi, un equipo para hidromasaje, y un área para solazar tensiones, con una despensa bien surtida. Todo esto es observado por cuatro guardias que permanecen en alerta, frente a las cámaras del circuito cerrado.

Saliendo por la retaguardia se encuentra una cancha de squash; y una pista para atletismo. Como el spa es de puntal muy alto, este lugar no tiene primer piso, en el segundo están situados los salones de terapia intermedia e intensiva. Y en el último y tercer nivel, después de una habitación de escoltas, una sala-enfermería y un pantry, hay 5 cuartos de ingreso desde los cuales, y a través de un amplio cristal (de alto impacto y fabricación alemana) que siempre mantienen impoluto y con visión de un solo lado, se aprecia un lindo paisaje con árboles de yagruma.

Cruzar las Alambradas: La Cuba que dejo (video)

 

Este es el video con el que, hace unos días, Luis Felipe Rojas se despidió de Cuba y Holguín, desde su blog Cruzar las Alambradas.

consulta

Desde aquí: La expresión material del ateísmo

consulta

Local donde mi abuelo y bisabuelo daban consulta y al cual se le sigue llamando así. Vedado, Habana. Foto 2012.

Reinaldo Escobar, en Desde aquí, comenta los cambios en La expresión material del ateísmo:

(…) Recuerdo los días en que concluíamos la construcción del edificio “de microbrigada” donde aun vivo. Fui elegido por los trabajadores para integrar una comisión que analizaría el mejor derecho de los aspirantes a ocupar la vivienda. Si mal no recuerdo, yo era el único comisionado que no era militante del partido comunista. Nos entregaron una planilla donde había que anotar cuidadosamente los datos de cada una de las personas aspirantes a vivir en el nuevo inmueble: nombres y apellidos, sexo, edad, centro de trabajo o estudio, nivel escolar, pertenencia a las organizaciones revolucionarias, si algún miembro de la familia había salido del país o si había sido sancionado por algún tribunal. Había que anotar además si se poseían efectos electrodomésticos, los muebles que tenían y otros detalles sobre el estado en que se encontraba la vivienda en el momento de la inspección. Sí, porque los miembros de la comisión teníamos que inspeccionar y al final, dejar por escrito nuestras valoraciones.

En la última página de la planilla, en el inciso B del Punto II, se abría un espacio para mencionar y describir los objetos religiosos que eran visibles en la casa inspeccionada. En el centenar de hogares visitados no apareció ni un solo corazón de Jesús, ni una postalita de la virgen, ni un solo rincón de Elegguá, ninguna cazuela con Oschún.

Han transcurrido 26 años de aquellos sondeos y ahora en el recibidor de nuestro edificio han puesto un cartel para invitar a creyentes y no creyentes a la misa que Benedicto XVI hará el próximo miércoles en La Habana. Por suerte ninguno de los que entonces creían cometió la ingenuidad (la honestidad) de dejar a la vista aquellos “objetos religiosos” que nosotros debíamos pesquisar. Ellos los ocultaron, yo conservé la planilla.

Cuba en Chelsea, NY

Salón de babero de Manuel Castillo, Chelsea, New York, 2012. Tomado del New York Times.

El New York Times homenajea al barbero cubano Manolo (Manuel Castillo), quien cerrará a fines de este mes su barbería de Chelsea (h/t: Reina Fernández).

Peluquería, 1981. Fotografía de Martha Rosler que se exxhibe en Chelsea, 2012. Tomado de la página de la galería.

Mientras, y hasta el 26 de este mes, la galería Mitchell-Innes & Nash, también en Chelsea, expone las fotografías que Martha Rosler tomó en enero de 1981 en Cuba (h/t: Puente Ecfrático), cuando junto a otros artistas acompañó a Ana Mendieta y Lucy Lippard en su viaje artístico y cultural a la isla.

 

sacapuntas de escritorio

Sacapuntas antiguo exhibido en la vidriera de uno de los edificios de la Biblioteca Pública de Nueva York, en la esquina de la calle 40 y la 5ta avenida, Nueva York. Foto tomada en 2012.

La consulta de mi abuelo era, también, un lugar especial, en parte gracias a los libreros con tratados médicos, el escritorio de caoba con dos torres de gavetas y tiradores de bronce, el recetario junto a uno de los pisapapeles, el pequeño ventilador General Electric en una esquina de la mesa, la silla giratoria, también de caoba, donde no me dejaban jugar a dar vueltas a mi antojo, y la cajita metálica donde se esterilizaban las jeringuillas y agujas, objetos todos que solamente pertenecían a allí. Había, también, un sacapuntas de escritorio, atornillado al marco de la ventana que dividía la consulta de la primera habitación de la casa, y que podía ajustarse a las dimensiones del lápiz, según fuera más grueso o más delgado. Las mejores puntas con que escribí en Cuba las obtuve con ese sacapuntas

comentarios en DEBAJO DE LA CAMA

Comentarios dejados en DEBAJO DE LA CAMA:

  1. Anónimo

    LA LAVADORA AURIKA SE USO COMO DESPENSA Y GALLINERO PARA QUE LA GALLINA PUDIERA CALENTAR LOS HUEVOS. CUANDO ERA INSERVIBLE SE PINTABA Y SE RELLENABA DE TIERRA SIENDO UNO DE LOS CANTEROS DE PORTAL MUY LINDOS.

     

  2. Anónimo

    Las Medallas… tanto me hastiaron de medallas y estímulos en esa, nuestra “Patria” tergiversada q las pongo debajo de la cama, pero ni siquiera debajo de la mía… a mí que me regalen cheques!!!

     

  3. Anónimo

    1.- SANDALIAS Y ZAPATOS HECHOS CON LA GOMA Y LLANTAS DE CARRO, A VECES LAS HACIAN DE LA PARTE DE LA CURVA Y SE LEVANTABAN HACIA ADELANTE Y TE HACIAN TAMBALEARTE Y CAER

    2.- ZAPATOS DE PLASTICO ERAN UNAS BOLITAS QUE COSTABAN CENTAVOS PASABA POR LA MAQUINA CON EL MOLDE Y SALIAN LOS ZAPATOS PLASTICOS HASTA DE TACONES HACIAN, ESOS SE LLAMARON “CATARRITOS” PORQUE NADA MAS QUE LLOVIAN SE DESPEGABAN POR CUALQUIER PARTE

    3.- EL ALGODON LLAMADO “MOQUITO” SE COMPRABA EN BOLSA NEGRA POR LA ESCASEZ, PERO CUANDO SE HUMEDECIA SE TE PEGABA EN LOS DEDOS Y ZAS! UNA Y OTRA VEZ LO QUERIA SACAR DE TUS DEDOS CHASQUEANDOLOS PERO NADA.. DE ESTE TIPO DE ALGODON SE FABRICO LA INTIMA FEMENINA CON GASA Y NI QUE DECIR DEL CAOS QUE SE CREABA

    4.- MEDIAS DE NYLON, PANTIES-MEDIA, PLANTILLAS DE MEDIA, CUANDO SE LE IBA UN HILO COSA FRECUENTE PUES A COGERLO CON EL BRILLO DE LA PINTURA DE UNAS SE LE UNTABA AL SELLARSE NO CONTINUABA ABRIENDOSE

    5.- BOLSITAS TENIDAS DEL COLOR DE LA CARTERA QUE LLEVABAS AL RESTAURANT DONDE ESTABA PROHIBIDO LLEVARSE COMIDA PARA LA CASA, AL ESTAR DEL MISMO COLOR DE LA CARTERA, ABRIAS ESTA Y DEJABAS CAER LA COMIDA SIN QUE NADIE LO NOTARA..

    6.- CUANDO LAS MEDIAS PANTIES IBAN PERDIENDO EL COLOR LAS METIAS EN UN RECIPIENTE LARGO CON AGUA DE TE FUERTE DURANTE ALGUNAS HORAS Y SALIDAN NUEVAS

    7.- SE TOMABA UN NYLON SE LE PASABA COSTURA A LO LARGO DE 6″ X 2″ DE ANCHO, SE HACIAN HASTA 20, DESPUES SE RECORTABAN INDIVIDUALMENTE, SE RELLENABAN CON LIQUIDO DE DISTINTOS SABORES DE FRUTAS, SE COSIA POR LA PARTE DE ARRIBA Y SE PONIAN A CONGELAR, SE VENDIAN A PESO LOS NINOS ABRIAN UNA PEQUENA ABERTURA POR UNO DE LOS LADOS Y SE IBAN TOMANDO EL JUGO CONGELADO, ELLOS LE DECIAN ” PINGUILLA DE LIMON” DE NARANJA, ETC TENIA MUCHA ACEPTACION

    8.- LOS ANIMALITOS DE ADORNO PARA PONER EN LOS CARROS O EN LAS CASAS QUE MOVIAN LA CABEZA AFIRMATIVAMENTE ERAN GRACIOSOS Y LA GENTE LOS COMPRABA, DE PRONTO SE DEJARON DE LLAMAR MOVIBLES O PORFIADOS PARA LLAMARSE “RANDY ALONSO” ERA UN LOCUTOR QUE TRABAJABA EN LA MESA REDONDA Y SIEMPRE ESTABA ASINTIENDO A TODO LO QUE DECIA EL COMANDANTE.. SE LLEGABA A LA TIENDA Y SE DECIA “QUIERO UN RANDY ALONSO DE PERRITO” QUIERO UN RANDY ALONSO DE GATICO Y ASI SUCESIVAMENTE..

    9.- LA CIFRA DE ENFERMEDADES VENEREAS CRECIA CUANDO LLEGABA LA CARNE DE DIETA A LA CARNICERIA O LAS CAJAS DE POLLOS, TAMBIEN CUANDO LOS TELEFONICOS IBAN A INSTALAR LOS NUEVOS TELEFONOS.. LAS ENFERMERAS QUE SE OCUPABAN DE LAS CIFRAS CUANDO SE ENTERABAN DE LA LLEGADA DE LOS PRODUCTOS REPARTIAN GRATUITAMENTE CONDONES.. LA QUE TENIA MAS ALTO POCENTAJE ERA LA GONORREA,

    10.- AGUJAS DE TEJER A CROCHET PARA HACER LOS RAYITOS

     

  4. Anónimo

    Saludos aunque no soy cubano me parece muy interesante su blog pero tengo una duda sobre el escrito numero 9. En realidad no veo la relación entre la carne de dieta, las cajas de pollos y los teléfonos nuevos con las enfermedades venéreas!!!???Alguien me podría explicar Por Favor.

     

  5. Bueno, aunque no se exactamente lo que quiso decir el autor del comentario, entiendo que se refiere al sexo como moneda de cambio, es decir, cuando llegaba la carne, los telefonos, u otro articulo codiciado, los carniceros, telefonicos, o la persona que los repartia podia ser sobornada con favores sexuales. Pero esta es mi interpretacion solamente.

     

  6. Anónimo

    Primero te felicito por tu blog que está bien interesante además educativo para los que no vivimos esos tiempos.
    Que interesante e intrigante me parece este asunto, al punto que ahora hubiera querido ser un cubano carnicero, pollero o telefónico para ese tiempo…jejeje. Saludos y Mucho Cariño desde la UPRC.

     

  7. Teresa Valladares, que ya ha colaborado enviando muchos de los otros comentarios, nos envía este:

    TONITA.. AQUI TE MANDO ALGUNOS ARREGLOS E “INVENTOS” PARA PODER SEGUIR VIVIENDO,

    – CUANDO NO HABIAN ROLITOS PARA EL PELO SE CORTABA EL PALO DE ESCOBA PLATICO Y SE HACIAN MAS DE 12 ROLITOS

    – PARA GUARDAR HEMETICAMENTE, ARROZ, FRIJOLES, CREMA DE LECHE, ETC SE CORTA UNA BOTELLA PLASTICA POR LA PARTE DE ARRIBA SIN TOCAR LA ROSCA Y LA TAPA, ES PONE EL CARTUCNO DE NYLON YA LLENO, SE PASA POR LA BOCA YA CORTADA SE LE PONE LA TAPA Y LISTO PARA LA DESPENSA O REFRIGERADOR

    – EL CRISTAL DEL ATAUD LLEGO A ESCACEAR TANTO QUE A VECES EN LA FUNERARIA SOLO HABIA UNO Y SE LO PONIAN A LA CAJA, ENSEGUIDA QUE IBA A SALIR EL ENTIERRO SE LO QUITABAN Y SE LO PONIAN AL OTRO

    – AURICULAR DE TELEFONOS INSERVIBLES SE LE QUITABA LA TRIPA DE ADENTRO, SE LE INTRODUCIA UN PEDACITO DE MANGUERA Y HACIA DE DUCHA

    – SE HCIERON CORTINAS CON PALITOS PLASTICOS DE LOS POT-CICLETS, SE ENSARTABAN UNOS CON OTROS QUEDANDO UNA CORTINA BASTANTE ACEPTABLE

    – SE HICIERON ARBOLITOS DE NAVIDAD, DESHACIENDO PERCHEROS FORRANDOLO CON PAPEL O CINTA VERDE

    – BOLSITAS DE NYLON TRANSPARENTE LLENAS DE AGUA COLGADAS DE TECHO PARA ESPANTAR LAS MOSCAS

    – PARA CERRAR LA OLLA DE PRESION SE PONIA AL CERRAR LA TAPA CON LA CAZUELA DOS CUCHARAS PARA QUE PUDIERA CERRAR BIEN

    – LATONES DE BASURA PUBLICOS LES QUITABAN LAS RUEDAS PARA HACER CARRITOS, VELOCIPEDOS Y CARRETILLAS

    – CUANDO SE IBA LA VALVULA DE LA OLLA DE PRESION SE PONIA UNA GOMITA DE ALGUN BULBO DE PENIICILINA O TAMBIEN ALGUNA GOMITA DE ZAPATILLA

    – LATICAS DE REFRESCO, CERVEZA, ETC SE CORTAN A DOS DEDOS DE LA BASE Y SE ABREN EN FLECOS LO RESTANTE, ASI QUEDA UN CENICERO, UN PALTICO SERVIDOR, LAS PUNTAS SE DOBLAN Y QUEDAN BONITAS

    – SE CORTABAN LAS BOTELLAS DE REFRESCO Y SE HACIAN VASITOS, TACITAS, Y SI SE CORTABAN POR AMBOS LADOS SE PONIAN DE SOPORTE PARA LAS LAMPARAS

sillones de portal

Sillones de portal. Nuevo Vedado, Habana. 2003

De niña detestaba los sillones de portal. Me parecían muy cubanos y de muy poco glamour. Eran, además, muy toscos como mobiliario de interiores, habiendo sido pensados para el exterior. Sin embargo, crecí, heredé un apartamento, y con él dos de estos sillones, que al portal fueron. Encontré en una revista de decoración una combinación de colores que me pareció decente, y con unos pigmentos que mi abuelo conservaba y una lata de pintura blanca de aceite que compré, con dólares, en la shopping, pude adecentarlos. Cuando, en el año 2000, viajé a la Ciudad de México, mi esposo los redecoróy para darme la bienvenida y desde entonces adornaron mi portal.

el cuarto de mis abuelos

Habitación. Vedado, Habana, 1975.

El cuarto de mis abuelos era un lugar especial, sobre todo porque tenía unas cortinas que no cubrían ventana alguna, sino la pared de los lados de la cama, hechas de un material muy parecido al papel, y una lamparita de leer, de la misma madera que la cama y adosada al respaldar de ésta, con dos tubitos diminutos de luz fría y un encendedor colgante. El lugar ideal para una vida confortable y feliz.