Entradas

anchares y putas en La fiesta vigilada, de Antonio José Ponte

Automóvil norteamericano (almendrón), también llamados anchares hasta los años 1970s, por las siglas ANCHAR de la Asociación Nacional de Choferes de Alquiler Revolucionarios. Imagen tomada de internet.

En La fiesta vigilada, de Antonio José Ponte (2007, Anagrama, p. 86):

Taxis de color amarillo y negro pertenecían a la Asociación Nacional de Choferes de Alquiler Revolucionarios (ANCHAR, ya que en la nueva sociedad todo adoptaba siglas), y en taxis de color violeta trabajaban las prostitutas reeducadas.

Hacían, de otro modo, la calle. TP eran las siglas de sus vehículos: Transporte Popular.

“Todas Putas”, les llamaba la gente.

Y aquellas conductoras recibieron enseguida, por el color de los autos, el mote popular de “violeteras”.