sacapuntas de escritorio

Sacapuntas antiguo exhibido en la vidriera de uno de los edificios de la Biblioteca Pública de Nueva York, en la esquina de la calle 40 y la 5ta avenida, Nueva York. Foto tomada en 2012.

La consulta de mi abuelo era, también, un lugar especial, en parte gracias a los libreros con tratados médicos, el escritorio de caoba con dos torres de gavetas y tiradores de bronce, el recetario junto a uno de los pisapapeles, el pequeño ventilador General Electric en una esquina de la mesa, la silla giratoria, también de caoba, donde no me dejaban jugar a dar vueltas a mi antojo, y la cajita metálica donde se esterilizaban las jeringuillas y agujas, objetos todos que solamente pertenecían a allí. Había, también, un sacapuntas de escritorio, atornillado al marco de la ventana que dividía la consulta de la primera habitación de la casa, y que podía ajustarse a las dimensiones del lápiz, según fuera más grueso o más delgado. Las mejores puntas con que escribí en Cuba las obtuve con ese sacapuntas

1 comentario
  1. Anónimo
    Anónimo Dice:

    casualmente hoy (y nada ocurre por casualidad…) es el cumple 93 de mi suegro si aun estuviera vivo (e.p.d.), era una persona especial, un verdadero caballero de los q abundan pocos…, fue contador de un central azucarero americano en camaguey y estudió en la Progresiva de Cárdenas, siempre orgulloso de su escuela…el tenía su sacapuntas igual al de la foto q conservaba aun en los 90 y era el único q sacaba puntas a los lápices de sus nietos q llevaba y recogía de Adalberto Gomez Nunez aquella escuelita primaria al lado del Hotel “Habana Libre”? (no puedo evitar la interrogante por eso de libre La pobre y querida Habana…)volviendo al tema del sacapuntas de época, en mi casa también habia uno q era de mami, mi mami maestra hogarista…, ese cayó en deshuso y tirado al abandono por algún rincón de la casa q ya no existe… no vino en la maleta… me quedó en el recuerdo, en mi oficina donde trabajo hace 8 años tengo uno eléctrico para no perder la costumbre q realmente uso poco … pero es parte de mis instrumentos de trabajo… quien sabe si viene de ese subconsciente mágico q todos llevamos dentro… ahora a enviar text message apara recordarles el cumple 93 del abuelo, gracias, Tonantonieta, ese trabajo tuyo vale mucho, thank you!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment