estatuas ecuestres

Monumento a Antonio Maceo. Habana. Imagen tomada de “Cuba Española”.

De la Roma imperial aprendimos a esculpir las patas de los caballos de las estatuas ecuestres en dependencia de las circunstancias de la muerte del jinete. Un animal encabritado, es decir, apoyado en sus dos patas traseras significa que el jinete murió en combate. Si, en cambio, las cuatro patas del caballo reposan sobre el pedestal, el jinete habrá muerto alejado de los tiros y de la batalla, de causas que nada tienen que ver con las contiendas. Si el caballo sólo alza una de sus patas delanteras, el jinete habría muerto, no en combate, pero sí a causa de heridas recibidas en él.

Monumento a Máximo Gómez. Habana. Imagen tomada de gran-caribe.tur.cu.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment