el problema no es de la moda mundial . . .

160504155711-chanel-cuba-new-5-super-169

El desfile. Imagen tomada de CNN.

. . . ni de que haya tan mala memoria . . . (Silvio Rodríguez)

En lo que va de año, tres eventos organizados en Cuba han insertado a la isla en el mercado global: la visita del presidente Obama, el concierto de los Rolling Stones, y el desfile de la colección Cruise de Chanel. Si bien a corto plazo esta inserción es apenas simbólica, queremos creer que a largo plazo lo será de manera más real y provechosa para todos.

Tirios y Troyanos coinciden en que la visita del presidente Obama a Cuba consolidó negociaciones que, entre otras cosas, representan la posibilidad de que el gobierno de la isla obtenga financiamiento e inversiones que ayudarían a desarrollar la economía nacional y que, por tanto, contribuirían de cierto modo a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. El jefe de gobierno de los Estados Unidos se dirigió a los cubanos en todas sus declaraciones e incluyó itinerarios en los que intercambió con diversos representantes de la sociedad cubana: cenó en un restaurante privado, asistió a un multitudinario juego de pelota, participó en varios encuentros con cubanos “de a pie” en los que no faltaron miembros de la sociedad civil opositora.

Asimismo, la celebración del concierto de los Rolling Stones en la Ciudad Deportiva ofreció al pueblo un espectáculo para muchos memorable. Redimió, además, aunque a destiempo, a los aficionados a la música rock, perseguidos en décadas pasadas por el gobierno cubano, que declaró a esta música constituía un arma del “diversionismo ideológico”.

A diferencia de la visita de Obama y del concierto de la banda de rock inglesa, el desfile de la casa Chanel en el Paseo del Prado fue un evento privado. Ni siquiera la prensa nacional fue invitada a cubrir el acontecimiento, según Diario de Cuba. Los cubanos, salvo la minoría que participó como personal de apoyo (choferes de almendrones, personal de seguridad y edecanes, sobre todo) o la élite política invitada, fueron acordonados a varias cuadras de distancia de las famosas modelos para impedirles acercarse a la fiesta. Unos pocos sirvieron de escenografía pintoresca para alguna que otra foto, mas terminaron siendo desplazados de las cámaras y comentarios de le prensa internacional por la flota de coloridos almendrones en que se desplazó la comitiva.

El desfile de Chanel tuvo lugar en una Habana sin cubanos, una ciudad de utilería que quienes toman las decisiones en Cuba pusieron a disposición del gremio de la moda mundial. Sin consultas ni avisos, con el poder de decidir y de actuar de quienes se saben dueños. Ninguno de ellos ha vestido, en mucho tiempo, el uniforme verdeolivo, y si alguna vez se deciden a usar la boina del “guerrillero heroico” será porque ahora tiene el sello de Chanel.

El afterparty. Screen capture del perfil de Instagram de Jakerosenberg.

El afterparty. Screen capture del perfil de Instagram de Jakerosenberg.

4 comentarios
  1. Felipe
    Felipe Dice:

    Ahora es culpa del gobierno de Cuba?, ingenuos! el mundo privado (empresas y grandes corporaciones) siempre pone sus condiciones, y seguramente pidieron hacer un evento cerrado con estética de “público”. En el resto de América, los rolling stones cobran sobre 300 dólares por un ticket de entrada, y los eventos tipo channel son prohibitivos. Solo los más ricos y poderosos logran entrar. Cuando salgan del cascarón y tengan un mínimo sentido crítico, se darán cuanta que los gordos cubanos de Miami en pocos años comprarán la isla y la convertirán en eventos exclusivos.. ah y el pueblo… estará acordonado viendo como se engullen todo.

    Responder
    • María Antonia Cabrera Arús
      María Antonia Cabrera Arús Dice:

      Es culpa del gobierno de Cuba, en primer lugar, que el mundo de la moda vaya a la isla a buscar ruinas exóticas y no glamour, porque esas ruinas están ahí por culpa de ellos y d eso mala gestión, con los que dieron al traste con el glamour de “antes”.
      También es culpa del gobierno de Cuba aceptar o proponer condiciones a las “empresas y grandes corporaciones” que no beneficien al pueblo que representan y mucho menos que lo excluyan.
      EN cuanto a la comparación con América Latina, pensé que lo que el gobienro de Cuba ha estado diciendo pro 50 años era que había que no parecerse. De modo que si se van a parecer, que copien bien, sobre todo la práctica saludable de celebrar elecciones, de exponerse al escrutinio, de rendir cuentas a los electores, de realizar consultas públicas, de permitir la empresa privada y no cuatro mercachifles, y, muy importante, que copien también los salarios que reciben los profesionales. Y después, si quieren, que se den el lujo de cogerse una tarde un pedazo de calle para una fiesta personal.

      Responder
  2. Isabel Jimenez
    Isabel Jimenez Dice:

    Excelente artículo que ilustra un poco como se ve este gran país llamado Cuba desde dentro, ya que lo que llega desde fuera siempre viene difuminado y con un claro color propagandístico y político…

    Muchas gracias por tu visión, un saludo

    Responder
  3. Alpha
    Alpha Dice:

    Es una pena que los Cubanos no puedan tener siquiera un momento de Esparcimiento. El concierto de los Rollings Stones fue la Excepción… Pero poco a poco se está abriendo a la Democracia.

    Es triste ver eventos en donde son exclusivos para los extranjeros. El ver que el gobierno usa tu tierra para ser usada para el deleite de los extranjeros mientras sufres de necesidad… Esto lo vemos también en Mexico y más en las Zonas turisticas. en fin estaremos pendientes de lo que sucede en nuestra hermana Cuba.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notify via Email Only if someone replies to My Comment